Depuración de responsabilidades dentro de la entidad

CC OO pide que los exdirectivos de CAM devuelvan la indemnización

El sindicato CC OO exigió ayer a los exdirectivos de Caja Mediterráneo (CAM) que devuelvan las indemnizaciones "millonarias" que han cobrado de "forma irregular" y que los administradores del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) despidan a los directivos que aún siguen en la entidad alicantina.

CC OO califica de "muy acertada" la decisión de despedir a la directora general de CAM, María Dolores Amorós, y ha exigido lo mismo para el resto de directivos. El FROB acusa a Amorós de ocultación de datos y de la excesiva pensión vitalicia que se había fijado, de 370.000 euros anuales. Con ello, el fondo abre la puerta a la depuración de responsabilidades dentro de la entidad, un proceso que podría salpicar a otros exdirectivos de CAM. Sin ir más lejos, el predecesor de Amorós, Ricardo López Abad, se prejubiló el pasado julio y recibió 5,8 millones de euros brutos.

De hecho, el citado sindicato "sospecha" que los miembros del consejo de dirección de la entidad han incurrido en las mismas irregularidades y exige que los directivos que ya no están en la caja devuelvan las indemnizaciones millonarias que han cobrado.

Las mismas fuentes han recordado que este sindicato fue el único que votó en contra del nombramiento como directora general de María Dolores Amorós por entender que su elección suponía "un continuismo a la mala gestión del anterior director general, Roberto López, culpable máximo de la actual situación de la empresa, pues dirigió y gobernó la caja durante estos últimos diez años".

"Su despido confirma lo que CC OO lleva denunciando desde hace meses que los gestores han estado mintiendo en cuanto a las cifras de la caja y se han aprovechado de la entidad en beneficio propio", añaden en un comunicado.

Pérdidas

Tras la entrada del FROB el pasado mes de julio, la entidad alicantina reconoció unas pérdidas de 1.136 millones de euros durante el primer semestre del año. Su equipo gestor había presentado antes unas cuentas que reflejaban que la caja tenía beneficios.