Con casi 4.000 millones de euros

España pasa a ser el primer inversor extranjero en Portugal

España se ha colocado a la cabeza del ránking de inversores extranjeros en Portugal con una cuantía de casi 4.000 millones de euros entre enero y julio de 2011, cerca del doble que en el mismo período de 2010.

Según un informe presentado hoy por la Cámara de Comercio e Industria Luso-Española basado en datos oficiales, España pasó de invertir 2.684 millones de euros entre enero y julio de 2010, a 3.997 en el mismo período de 2011.

El salto de España como inversor en Portugal fue notable, pues pasó de ser el cuarto inversor al primero, por delante de Francia (3.565 millones de euros), Reino Unido (3.069), Holanda (2.764) y Alemania (2.346).

Este último país, históricamente el mayor inversor en la economía portuguesa, descendió del primero al quinto puesto, con una reducción del 32,5% de sus inversiones.

Las inversiones directas de España en el país vecino representan así un 19,9% del total de presencia extranjera y aumentan en consonancia con el cada vez mayor número de empresas hispanas en tierras lusas.

Según el informe de la Cámara, un total de 1.600 empresas españolas operaban en 2010 en Portugal, 400 más que las registradas en 2008, cuando el organismo elaboró el último inventario de compañías.

La cada vez mayor presencia de empresas españolas en suelo luso se ha registrado "a pesar de las crisis de ambos países", destacó el presidente de la Cámara, Enrique Santos, en la presentación del informe.

El documento repasa algunas de las nuevas compañías establecidas este último año en Portugal, que en total consiguieron crear cerca de 900 empleos a corto y medio plazo.

Entre ellas están empresas como Garnica Facility Services, de limpieza; la heladera murciana Llaollao, la cadena valenciana de salones de belleza Oh My Cut, la farmacéutica Farmavenix o Nexus Energia y Eurener, ambas del sector de la energía.

Santos observó también que las dificultades económicas han obligado a las compañías de ambos países a salir al exterior y han supuesto "un mayor interés en España" de empresas portuguesas.

"No tenemos números concretos sobre su evolución, pero en los últimos dos o tres meses la Cámara ha recibido cada vez más peticiones de información de empresas portuguesas que quieren establecerse en España o buscar alianzas con compañías de España", aseguró.

La Cámara ha obtenido también datos de facturación de 1.200 del total de las 1.600 empresas españolas, y el resultado es que éstas representan un 8 por ciento de la economía portuguesa.

La mayor parte de esa contribución se debe a las ocho mayores compañías -Repsol, Cepsa, Santander Totta, Dia Portugal Supermercados, Somague Engenharia, el Corte Inglés, Inditex y Media Capital-, que suponen un 4 por ciento del PIB.

En total, las 1.200 empresas españolas cuya facturación ha sido registrada emplean además a unas 82.000 personas en este país.

La compañía de servicios de seguridad Prosegur y el banco Santander Totta, con 8.000 y 6.000 trabajadores respectivamente, son las que más empleados portugueses tienen.

El informe también revela que Cataluña, pese a su lejanía geográfica, es la comunidad autónoma que más vende en Portugal, con 1.887 millones de euros entre enero y junio de 2011, una cifra muy superior a la de Madrid (1.272) y Galicia (1.150).

Esta región española, que comparte una extensa frontera con el norte luso es la que más bienes y servicios compra en Portugal, con 860 millones de euros en el mismo período.