Tecnológica española

Indra se consolida como proveedor de control aéreo en el golfo Pérsico

Contrato a contrato, Indra va tupiendo el mapa de la aviación civil mundial como uno de los líderes de los sistemas más avanzados en control de tráfico. Ahora le ha tocado el turno al aeropuerto de la ciudad de Kuwait. La tecnológica española instalará un dispositivo de comunicaciones avanzadas que facilitará la comunicación entre todas las posiciones de controlador, las torres del aeropuerto y las nuevas infraestructuras de tierra y aire.

La integración entre el sistema de comunicaciones de voz y el sistema de gestión automatizada del tráfico aéreo será completa, al haber sido ambos desarrollados por Indra. "Esto representa un alto beneficio operativo, ya que minimiza las acciones necesarias para configurar los sectores en que se divide la gestión del espacio aéreo. Se pueden reorganizar así de forma sencilla, en función de las necesidades que plantee el volumen de tráfico aéreo en cada momento", aseguraron fuentes de la compañía.

El proyecto, llave en mano, contempla otra serie de actuaciones adicionales, como la implantación de sistemas de comunicaciones de radio. Para asegurar que los operadores y los controladores puedan sacar el máximo partido a esta tecnología, Indra impartirá formación a técnicos y controladores locales. La suma de todas estas actuaciones supone para la tecnológica que preside Javier Monzón un aumento en su cartera de pedidos por 35 millones.

INDRA 13,30 -0,04%

Indra, con este contrato, da un nuevo paso para afianzar su presencia en el golfo Pérsico y Oriente Próximo, zonas de fuerte crecimiento, que le ayudan a compensar el retraimiento de la inversión en mercados más tradicionales. A los contratos ganados en Kuwait hay que sumar el ambicioso proyecto en Omán para modernizar la infraestructura global de gestión de tráfico aéreo del país. La compañía también trabaja en la implantación de sistemas de vigilancia radar y de gestión de tráfico aéreo en Jordania.