La prueba piloto se realizará en la línea Madrid-Barcelona

Renfe inicia en octubre la venta de billetes de AVE por subasta

A partir del fin de semana los usuarios del AVE Madrid-Barcelona podrán comprar sus billetes igual que lo llevan haciendo con las aerolíneas, autobuses o plazas de hotel desde hace años. Renfe ha decidido introducir el sistema de subasta inversa en su distribución de manera paulatina, con lo que se multiplicarán los precios baratos, aunque aumentará el ingreso conjunto.

Los billetes superbaratos, al estilo de los que han popularizado las compañías aéreas de bajos costes, podrán comenzar a ser realidad en la red del tren de alta velocidad español AVE a partir del próximo fin de semana.

La operadora de este servicio de trenes veloces tiene previsto iniciar una prueba piloto en sus sistemas de comercialización del AVE de Madrid y Barcelona y sus relaciones intermedias con conexiones en las ciudades de Zaragoza y Lérida, con la aplicación de los sistemas de subasta inversa.

Fuentes cercanas a la empresa que preside Teófilo Serrano confirmaron la información y precisaron que la introducción del nuevo sistema de ventas, conocido como yield management, se realizará "con suma prudencia como corresponde a una reforma estructural y de envergadura".

En este sentido, las mismas fuentes confirmaron que, si todo se sucede como está previsto y no se producen complicaciones, antes de que finalice el año se incorporará el mismo sistema de ventas en la línea del AVE de Madrid a Sevilla, y en el primer semestre de 2012 se generalizará al conjunto de la red del tren veloz.

El nuevo procedimiento de venta mediante el sistema de subasta inversa, controlada por el agente emisor de los billetes, consiste en una apertura o cierre de precios en función de la demanda.

El yield management permitirá que Renfe venda sus títulos con una antelación my superior a los dos meses actuales en relación con el día de salida de cada tren. Los precios de partida se establecerán en función de valoraciones históricas del comportamiento de la demanda y la ocupación del mismo servicio en fechas anteriores. El cliente podrá comprar los billetes al precio que en cada momento están disponibles, pero el operador podrá incrementarlos o reducirlos si comprueba que la demanda se dispara o, por el contrario reducirlo si no se alcanzan las expectativas de venta.

Fuentes de Renfe explicaron que los precios de subasta estarán accesibles desde todos los canales comerciales de la compañía: la venta online, las agencias de viaje y a través de las taquillas de la empresa. "Seremos prudentes en el diseño de los precios y no supondrá subidas", dijeron.

La experiencia de la introducción de los sistemas de subasta inversa en la comercialización de los billetes de la aviación, el autobús, las navieras, las plazas hoteleras, etc., indica que, si bien los usuarios perciben la posibilidad de acceder a los títulos de transporte en condiciones más económicas, en conjunto los ingresos del transportista aumentan por una mayor ocupación del número de plazas disponibles y por el efecto de sobrepuja en las fechas y horarios de mayor demanda.

La rigidez de la estructura tarifaria que Renfe ha venido aplicando tradicionalmente ha creado un efecto perverso para la imagen del AVE.

En tiempos de bonanza el prestigio de este modo de transportes hizo que cualquier español considerara un signo de prestigio viajar en el tren veloz. Con la llegada de la crisis, la rigidez de las formas de venta y la escasez de ofertas han creado la sensación de que el AVE es caro y elitista.

Adiós al viejo sistema de tarifa con descuento

Renfe ha aplicado durante décadas un sistema de precios fijos a los que en un 85% de los casos se le aplicaban toda suerte de rebajas, algunas con una rancia tradición como las que benefician a las familias numerosas. En pocos meses este sistema será parte del pasado, al menos en el AVE.

Durante la pasada temporada de verano Renfe ha puesto en su sistema de venta nuevos tipos de descuentos que podrán perdurar como fórmulas de promoción en el nuevo esquema. Suponen beneficios, en unos casos del 60% y en otros del 40% (según el tiempo de antelación con que se haga la compra) siempre que se adquieran en internet. Además, ha puesto en juego los "billetes de mesa" que se han diseñado para "beneficiar a los grupos y familias", y suponen trasladar al mundo del tren la fórmula "compre cuatro (en este caso tiques) por el precio de dos".

La cifra

85% es el número de billetes en relación con el total al que Renfe ha estado aplicando descuentos con su tradicional sistema de ventas con tarifas fijas.