País Vasco. Energía

Iberdrola lleva a sus proveedores a EE UU y Escocia

Las nuevas redes inteligentes impulsarán la internacionalización del sector vasco de bienes de equipo eléctrico

El grupo que preside Ignacio Sánchez Galán desarrolla actualmente los centros de transformación y los contadores domésticos de nueva generación. Son las redes inteligentes del sector eléctrico del siglo XXI. Un reto que obligará a los proveedores de la multinacional con sede en Bilbao a una mejora de sus niveles tecnológicos e industriales, sin olvidar la cualificación de los equipos humanos.

Ese esfuerzo extra incluye la internacionalización, puesto que Iberdrola quiere implantar a medio plazo las redes inteligentes en sus negocios en Estados Unidos y Escocia. El grupo lleva décadas actuando como el cliente tractor del sector vasco de bienes de equipo y ahora reclama a sus suministradores de Euskadi que le acompañen en los dos mercados citados. Es un mensaje que tienen claro compañías como Incoesa, Arteche, Idom, Ingeteam, Ormazabal, Labein, Mesa, ZIV o Pronutec.

Directivos de estas empresas y de otras del sector fueron invitados a un acto en Torre Iberdrola en febrero pasado, en el que Sánchez Galán y su equipo presentaron el proyecto de redes inteligentes, que, de momento, ha dado sus primeros pasos en Euskadi con un presupuesto inicial de 60 millones, aportado al 50% por el Ente Vasco de la Energía (EVE) del Gobierno regional.

Incoesa, Idom, Arteche, Ormazabal e Ingeteam suministran al grupo

Según las previsiones de Galán, en pocos años estos desarrollos tecnológicos concentrarán inversiones de 5.500 millones en el negocio eléctrico y crearán 25.000 empleos de alta cualificación. En aquella reunión, Galán remarcó a los proveedores de Iberdrola que las redes inteligentes impulsarán su internacionalización cuando estos equipos se vayan implantando progresivamente en todo el mundo.

En una primera fase, y como un ensayo de cierto volumen, Iberdrola iniciará su instalación en Bilbao y en la localidad vizcaína de Portugalete. En ambos municipios renovará 1.100 centros de transformación y cambiará 230.000 contadores que regularán el consumo de 410.000 clientes. En las operaciones de Bilbao y Portugalete, los proveedores vascos asumirán el 80% de los suministros.

El coche eléctrico es otro de los ámbitos de futuro en el que trabajan los ingenieros de Iberdrola. En Euskadi se ha puesto en marcha el proyecto Mugielec, en el que participan Iberdrola y otras 11 compañías. Con una inversión de 10 millones en los próximos dos años y medio, 140 investigadores se dedicarán en exclusiva a los desarrollos relacionados con los vehículos que no consumen carburantes.

Mudanzas a la nueva Torre tras las vacaciones

A la vuelta de las vacaciones estivales, este mes han comenzado los traslados a Torre Iberdrola de los inquilinos del nuevo techo de Euskadi (165 metros). Los primeros en instalarse han sido unos pocos empleados de Iberdrola (hasta totalizar 800 en las últimas ocho plantas). BBK, el otro propietario del edificio, ocupará nueve niveles. Con 50.000 metros cuadrados de superficie útil, el rascacielos será inaugurado oficialmente el próximo octubre tras una inversión de 240 millones. Con diseño del arquitecto César Pelli, 18 plantas han salido al mercado de alquiler. Norbolsa, la sociedad de valores y Bolsa de las cajas vascas, tendrá su espacio.

PricewaterhouseCoopers (PwC) mantiene "negociaciones avanzadas para su traslado", con la idea de comenzar a trabajar a partir de enero del año que viene. Alquilaría 2.500 metros cuadrados, más de una planta de las 41 que tiene el edificio.

Torre Iberdrola, visible desde casi todas las esquinas de Bilbao, es un símbolo del peso de la eléctrica en la economía vasca. En 2010 aportó 1.240 millones a la economía regional. Adquirió productos y servicios por 570 millones a 500 empresas vascas e invirtió 90 millones en sus instalaciones.