Santander y BBVA los únicos que se salvan del sector financiero

Los analistas señalan a los valores industriales como las nuevas 'gangas' bursátiles

Los problemas ya no están solo en los bancos. El mercado empieza a descontar una recesión que extiende el castigo bursátil hasta los valores industriales. El derrumbe en la cotización de las compañías más ligadas al ciclo económico provoca la aparición de nuevas 'gangas', según los analistas consultados.

Riesgos para las cotizadas con presencia en Argentina
Riesgos para las cotizadas con presencia en Argentina

La Fed alertó el miércoles pasado que los riesgos sobre la economía son "significativos". Una alarma que se sumaba a las crudas perspectivas que realizaba un día después la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, al recordar el estrechísimo margen de actuación con el que se cuenta para evitar la caída. Detrás de todos estos agoreros discursos se esconde la palabra maldita: recesión. Estas ocho letras sobrevuelan desde hace varias sesiones sobre los principales parqués del mundo.

La situación es cuanto menos preocupante. Los afectados ya no son solo los bancos, ahora las compañías industriales también están en el ojo del huracán. La posibilidad de que 2012 empiece con una notable reducción de pedidos y una caída del consumo está castigando la cotización de estas empresas. Los inversores no están teniendo en cuenta la buena situación financiera de muchas de ellas lo que, según los analistas consultados, puede suponer una buena oportunidad para entrar en su capital.

"La situación de alarma está provocando que se dé por hecho la recesión cuando para ello hay que encadenar dos trimestres consecutivos decreciendo. Esto está causando un gran daño a compañías de recursos básicos que cuentan con buenos fundamentales. Muchas se encuentran a precios realmente atractivos", explica Natalia Aguirre de Renta 4.

Esta idea es apoyada también por Daniel Pingarrón de IG Markets que además pone nombre y apellidos a estas 'ofertas'. "IAG y Técnicas Reunidas son dos buenas oportunidades. Ambas han perdido en lo que va de año el 100% de la revalorización de la que disfrutaron el año pasado sin más motivos aparentes que la situación macroeconómica", explica Pingarrón. Así, el analista estima un valor objetivo para la aerolínea de 2,8 euros frente a los 1,6 en los que cotiza y de 44 euros para la ingeniería por los 23 en los que fluctúa su acción.

Las apuestas de Miguel Paz de Unicorp Patrimonio también van en clave industrial. "Arcelor ha perdido un 58%, situándose en niveles de 2009, como si no se fuese a volver a vender acero. Lo normal es que con unos resultados trimestrales sólidos la cotización vuelva a repuntar", explica. Esta idea anda detrás de otras recomendaciones como ACS, OHL o FCC que tendrían un recorrido de hasta el 50%. "A pesar de que aparentemente los precios son baratos hay que tener mucha cautela ya que en esta vorágine nadie sabe donde esta el suelo. Por ello considero que siendo conservador el momento ideal para entrar es cuando comience a cambiar la tendencia.", explica Paz. A la hora de fijar ese momento ideal llegan las dudas. "Es muy difícil de determinar aunque podría ser con la presentación de cuentas de las compañías", termina.

Para Natalia Aguirre de Renta 4 las oportunidades presentes van en la línea de lo comentado por sus compañeros, valores industriales a los cuales se les pueden sumar energéticas como Repsol o Gamesa. Sin embargo, y teniendo en cuenta los riesgos derivados de la crisis de deuda, rescata algunos valores del sector financiero. "Bancos como BBVA o Santander no se pueden rechazar con tanta facilidad. Son compañías fuertes que reparten altos dividendos y que pueden ser interesantes", añade. La situación es compleja. La actual vorágine descuenta inciertos escenarios que se llevan por delante todo lo que se presenta, lo que deja posibles oportunidades siempre y cuando no se cumplan las previsiones.