Cierre de sesión

Wall Street logra reducir las pérdidas del día a la mitad

Dow Jones cae un 0,94%, Nasdaq un 0,36% y S&P 500 un 0,98% al final de una jornada fatídica que ha estado marcada por el temor al colapso griego y levemente remendada por el plan de ajuste de Obama y el optimismo griego por el devenir de las conversaciones con la "Troika".

Wall Street, empática hacia el resto de Bolsas, se conmueve también con la nueva representación de la tragedia griega y termina su racha de cinco días de ganancias. Al cierre, el Dow Jones se deja un 0,94%, descendiendo a los 11.401 puntos; el S&P 500 resta un 0,98% hasta los 1.204 puntos, y el tecnológico Nasdaq apenas salva el tipo con un retroceso del 0,36% que le instala en 2.612 puntos.

El anuncio de Obama, a mitad de sesión, de un plan de reducción del déficit en 3,6 billones de dólares apenas ha logrado aminorar las pérdidas, que han situado en rojo a los 30 componentes del Dow Jones con Caterpillar y Boeing como principales afectadas. Al menos, los índices han logrado alejarse de la barrera psicológica de 2% negativo.

Una hora antes del cierre, el Gobierno griego ha calificado de "productivas" las conversaciones de hoy con la denominada "troika" -el FMI, la UE y el BCE. Un leve hálito de optimismo que ha sido escuchado por los inversores y ha logrado apartar las pérdidas de los tres índices del 1% negativo.

Las financieras se encuentran entre las grandes perdedoras, con Bank of America cediendo un 3,32% y JPMorgan un 2,81%. Corporaciones de materias primas como Alcoa, que se retrae un 3,26%, salen también mal paradas. Las energéticas han sido algo menos golpeadas, con el barril de Texas perdiendo un 2,41% hasta los 85,84 dólares. Exxon Mobil cede un 1,14% y Chevron un 0,92%. También se precipitan los precios del oro, cuyos futuros bajan un 1,70% hasta los 1.784 billetes verdes la onza.

Las tecnológicas han sido las únicas que han actuado en gran medida de colchón, con Microsoft y Apple ganando un 0,33% y un 2,78%, respectivamente. Mientras tanto, el trasvase inversor se dirige al mercado de deuda, que hoy subastaba letras a tres y seis meses. La rentabilidad de los bonos a diez años se recorta al 0,09%.