Operaciones ilegales realizadas presuntamente por uno de sus agentes

UBS eleva a 1.660 millones las pérdidas provocadas por un empleado

El banco suizo UBS reveló ayer que perdió 2.300 millones de dólares (1.666 millones de euros) y no 2.000 millones de dólares como había indicado inicialmente, por las operaciones ilegales realizadas presuntamente por uno de sus agentes en su sucursal de Londres.

El fraude, destapado por UBS el pasado jueves, se realizó durante los tres últimos meses y fue posible porque el operador de mercados responsable, quien está acusado del delito y permanece detenido en Londres, pudo presuntamente esconder los riesgos que asumía generando datos ficticios para disimular sus actividades.

UBS, el banco más importante de Suiza, insistió en que este incidente no ha tenido repercusiones en las inversiones de sus clientes, una garantía que, sin embargo, no ha servido para evitar que, una vez más, la imagen y credibilidad de la entidad hayan quedado dañadas.