Presunta estafa e insolvencia

La Audiencia Nacional admite la personación de un segundo grupo de inversores contra los Ruiz-Mateos

La Audiencia Nacional ha admitido a trámite la personación de un segundo grupo de inversores en pagarés de Nueva Rumasa en la causa abierta contra José María Ruiz-Mateos, su mujer, Teresa Rivero, y sus seis hijos varones, por presuntos delitos de estafa e insolvencia punible.

Según confirma el auto dictado el pasado 13 de septiembre, al que tuvo acceso Europa Press, se unen al proceso una treintena de inversores en pagarés, representados por el despacho V Abogados, que se suman a los 200 inversores que presentaron la primera querella bajo el asesoramiento del bufete malagueño Martínez-Echevarría.

La Fiscalía Anticorrupción representa la acusación pública. Según el auto del juez Pablo Ruz, la nueva acusación particular pide que se impute por un presunto delito de estafa a José María Ruiz-Mateos, sus dos hijos Zoilo y Alvaro Ruiz-Mateos Rivero, su sobrino Zoilo Pazos Jiménez y a los administradores y apoderados de las sociedades José María Ruiz Mateos SA, Inversiones Ruiz Mateos SA, Grupo Dhul SL y Clesa SL.

El pasado mes de junio, Ruz admitió a trámite la querella presentada contra Nueva Rumasa y, por el momento, el juzgado está a la espera de recibir los informes encargados a la Unidad Central de Delitos Económica y Fiscal (UDEF) y a la Agencia Tributaria sobre las sociedades de Nueva Rumasa.

l juez centra la causa en los 1.017 inversores que depositaron 90,4 millones de euros, identificados por la Fiscalía. A estos habrá que sumar los que adquirieron pagarés hasta enero de 2011. El resto de inversores (cerca de 5.000) todavía pueden adherirse a la querella.

El pasado 9 de septiembre, la familia Ruiz-Mateos anunció la venta de Nueva Rumasa, actualmente en concurso de acreedores, a Back in Business, propiedad del empresario Angel del Cabo. El despacho Martínez-Echevarría ha solicitado al juez que pida a las dos partes el acuerdo de venta alcanzado para evitar la venta de bienes.