Internacionalización

Primer destino de las empresas españolas en África

Marruecos acapara el 37% de las inversiones totales en el continente.

Marruecos es un mercado prioritario para España. El país se ha convertido en el primer destino de nuestras exportaciones e inversiones en el continente africano. Con 800 empresas españolas de todos los sectores y tamaños implantadas, el reino alauí concentra ya el 37% de las inversiones nacionales en África.

En el contexto de crisis actual, Marruecos presume de mantener un crecimiento económico positivo y una tasa de inflación controlada. Consigue, además, conservar una tendencia inversionista al alza, fruto de la confianza de los empresarios internacionales, pero también de la labor de la Agencia Marroquí de Desarrollo de Inversiones (AMDI). La inversión directa extranjera (IDE) aumentó un 29% en 2010 hasta superar los 2.860 millones. En concreto, las inversiones españolas crecieron un 76% con respecto a 2009, con 240 millones de euros. Francia, con mil empresas en el país, ocupa el primer lugar, acumulando un 60% de la IDE, seguida de España, con el 8%; Emiratos Árabes, con un 6%, y Suiza, con el 4%.

Las empresas españolas se concentran en cuatro sectores prioritarios. La industria está en primera posición, con casi el 50% de las inversiones, le sigue la actividad inmobiliaria, con un 18%, el turismo (16%) y la banca (5%).

El pacto nacional para el desarrollo de la industria, el denominado "Pacte Emergence", tiene como finalidad impulsar un conjunto de medidas entre las que ocupa un lugar destacado la atracción de capital extranjero. Sus pilares son una importante inversión en infraestructuras, con la construcción de 24 parques industriales integrados (P2I); un programa de formación para que las empresas puedan disponer de personal cualificado, a un coste entre 8 y 13 veces menor que en España, y un paquete de estímulos fiscales para las compañías que deseen desembarcar en el país. Entre otros incentivos, Marruecos propone a los empresarios que se instalen en la zona franca de los parques industriales integrados quedar exentos de pagar el impuesto de sociedades durante los cinco primeros años; los 20 siguientes se les aplicará un 8,75%.

Para impulsar y consolidar nuestra presencia en el mercado y en el proceso de modernización de la economía marroquí, España fomenta, a través del Plan Integral de Desarrollo del Mercado (PIDM), entre otras actuaciones, el establecimiento de compañías españolas, aprovechando el "efecto arrastre" de las grandes inversiones en beneficio de las pymes y reforzando la imagen de la empresa española en Marruecos, sin olvidar el papel que desempeñan las relaciones institucionales para crear un marco favorable para los negocios.

Sectores de interés para las pymes

Una de las ventajas que defiende el Gobierno marroquí para atraer inversión es que el país puede servir como puerta de entrada para las empresas españolas a los mercados africanos, con un importante potencial de crecimiento, en los que Marruecos juega con ventaja, puesto que sus empresas están implantadas en el continente y conocen el mercado y su sistema bancario. Además, pueden exportar desde allí a países de la UE, Estados Unidos o África, con los que tiene firmados acuerdos de libre comercio.

El país vecino tiene especial interés en que llegue capital extranjero a los sectores de vivienda, automóvil, bienes de equipo, agroindustria o energías renovables. Otro de los atractivos para las pymes españolas es el offshoring, o servicios externalizados, tales como centros de llamadas o de desarrollo informático. Marruecos dispone de unos 50.000 empleados en el sector y más de 430 centros de atención de llamadas, y quiere formar en esta materia a 70.000 profesionales antes de 2015.

Por otra parte, el Plan Marruecos Digital 2013 prevé que antes de ese año el 100% de los colegios estén equipados con ordenadores y que un tercio de los hogares tenga acceso a internet.