La entidad cambiará gran parte de su cúpula directiva nombrada hace solo nueve meses

Rato refuerza el poder de Norniella en Bankia al nombrarle adjunto a la presidencia

Vuelven los cambios en Bankia y a gran escala. En las próximas semanas, o incluso días, la cúpula directiva del tercer grupo financiero español contará con varias salidas de ejecutivos y con las incorporaciones de otros.

La llegada de Francisco Verdú como consejero delegado de Bankia el pasado mes de mayo parecía que cerraba el organigrama del grupo. Pero no ha sido así. Se formó un equipo que sirvió para que Bankia saliese a Bolsa y cubriese sus necesidades de capital. Pero Verdú quiere formar su propio equipo. Además, la entidad necesita reforzar algunas de sus áreas más destacadas como es la comercial.

La primera parte de los cambios ya se produjo en el último consejo de Bankia. El grupo aprobó reforzar los poderes de José Manuel Fernández Norniella, actual vicepresidente de Caja Madrid (cabecera del SIP) y consejero ejecutivo del banco Bankia.

Norniella, de 66 años de edad, ha sido nombrado adjunto a la presidencia del grupo, cargo que le permite incorporarse al comité de dirección de Bankia y por lo tanto recibir de forma oficial el reconocimiento de ser el ejecutivo más influyente del grupo tras su presidente Rodrigo Rato.

Varias fuentes del grupo aseguran que el cargo de adjunto a la presidencia es totalmente nuevo en el grupo. Incluso aseguran que es un cargo creado ad hoc para Norniella. Sus funciones, de hecho, están sin definir, lo mismo que su sueldo, ya que el nombramiento tiene que pasar aún por la comisión de nombramientos y retribuciones. Eso sí. Todas las fuentes aseguran que Norniella, amigo personal de Rato, se convierte así en el número dos del grupo al tener un puesto totalmente vinculado al de Rato, que es presidente ejecutivo.

El vicepresidente de Caja Madrid ya era consejero ejecutivo de Bankia y forma parte de la comisión ejecutiva y de la comisión delegada de riesgos del banco desde su creación, puestos que ahora compatibilizará con su incorporación a la cúpula directiva.

Algunas fuentes interpretan el ascenso de Norniella, impulsor del nombramiento de Rato como presidente del grupo, como un posible recambio en la cúpula del banco en el caso de que su presidente decida dar el salto a la política como se ha especulado en algunos círculos en los últimos meses. La entidad, sin embargo, ha tenido que desmentir en varias ocasiones la hipotética salida de Rato de Bankia para ocupar un alto cargo en el gobierno de Mariano Rajoy en caso de que el PP gane las próximas elecciones.

Pero este no es el único cambio en la cúpula de Bankia, pese a que la creación de este banco como su salida a Bolsa son totalmente recientes (comenzó a cotizar el 20 de julio).

La cúpula de Bankia se formó a finales del pasado año, pero varias fuentes apuntan a que ya en aquel momento no se consideró definitiva, y con los meses se ha comprobado que necesita una nueva estructura y directivos, sobre todo en el área comercial. Las mismas fuentes, añaden que las sinergias comerciales de las siete cajas que componen el SIP no están suficientemente explotadas y aún no existe una única política de negocio.

La dirección general de negocios, de la que cuelga la banca comercial, está encabezada por Aurelio Izquierdo, quien ya ocupaba este puesto en Bancaja. Aunque no hay confirmación, todo apunta a que una de las áreas que sufrirá más cambios será ésta, e implicará la salida de Izquierdo, pero es Verdú el que tiene la última palabra y puede que exista otra solución, apuntan otras fuentes.

Matías Amat, proveniente de Caja Madrid, y ahora director general de Banco Financiero y de Ahorros (BFA), el banco en el que se ha incluido gran parte del suelo e inmuebles y el FROB del grupo y de que cuelga Bankia, será otro de los salientes de la entidad, ya que con 58 años, el directivo se va a prejubilar. Amat, que fue director financiero de Caja Madrid cuando Miguel Blesa era presidente, fue nombrado a finales de diciembre director general de Bankia responsable de las participadas, pero seis meses después fue trasladado a BFA.

En su lugar Banco Financiero y de Ahorros ha designado a Manuel Lagares Gómez-Abascal, un nombramiento que ha sido aprobado hoy mismo por su Consejo de Administración en reunión ordinaria.

Ramón Ferráz, responsable de EE UU del grupo y también proveniente de Caja Madrid y mano derecha de Blesa, también abandona Bankia. Su salida, de hecho, estaba prácticamente descontado desde junio, cuando regresó a Madrid de Miami para jubilarse.

El puesto de Ildefonso Sánchez Barcoj, actual director general financiero y de riesgos de Bankia también es objeto de continuos rumores sobre su posible salida, aunque desde la caja siempre se han desmentido. Ahora todo puede cambiar. Si Rato y Verdú han optado por hacer una gran revolución en la cúpula del grupo para su renovación no sería descartable que ahora los rumores pudiesen convertirse en reales. Sánchez Barcoj también proviene, como Amat y Ferraz, de Caja Madrid.

Los cambios podrían producirse en el consejo de Bankia de esta misma semana o en el siguiente, apuntan algunas fuentes.