Cierre de las Bolsas europeas

Lucha de titanes

Y seguimos viviendo una semana complejísima en los mercados, donde la lucha de factores es gigantesca aunque no se vea en el comportamiento de los índices generales.

La cabalgada desde los mínimos del mes de cara los vencimientos trimestrales ha sido estupenda. El mercado ha sabido recompensar las pequeñas gotas de intervenciones verbales que se han vertido por parte de personas influyentes y nos han dotado de cierta fortaleza que pasa por encima incluso de los datos macro negativos.

Hoy en Estados Unidos prácticamente todo era un mal dato y sólo se podía encontrar algo de optimismo si se miraba muy de cerca alguno como el indicador de negocios de la FED de Filadelfia que reduce su caída con respecto al mes pasado, pero sigue quedando en cifras negativas como el del Empire State. El paro semanal también peor de lo esperado y en conjunto nos siguen hablando de una economía débil.

Precisamente a lo mejor ahí está la clave, ya que con los eurobonos metidos en la cabeza y siendo golpeados incesantemente con datos que apuntan a debilidad en las economías, hoy no hemos hecho caso a las palabras de Merkel en donde dice que el Eurobono es una enorme equivocación. Quizá la urgencia de la situación en Grecia junto con las crecientes muestras de debilidad económica creen una situación que obligue a Alemania a aceptar lo que no quiere.

Conociendo como conocemos al gobierno alemán, se nos antoja casi imposible verle cambiar de postura y es aquí donde entra el otro factor de la semana, la triple hora bruja de mañana con los vencimientos de derivados trimestrales. Al final, el subidón se ha producido y nos ha dejado al futuro del Ibex 35 justo en la directriz bajista desde los máximos del día 22 julio, por lo que tenemos una resistencia en esa zona. También nos hemos quedado parados en el 61.8% del retroceso de Fibonacci de la bajada desde los principios de mes, que también es resistencia. Mañana tenemos el vencimiento, y mirando hacia atrás, no es un día extraordinariamente favorable pues el movimiento se produce antes, mañana como mucho se intentan sostener niveles y lo importante vendrá después y el lunes, a ver qué hace el mercado.

Sobre todo este optimismo, la noticia de que el Banco Central europeo se coordina con la Reserva Federal y otros bancos centrales para dar liquidez en dólares, nos ha supuesto otra fuerte subida ya que impacta directamente en los problemas de algunos bancos, sobre todo franceses, que a principios de semana ya se sabía que tenían problemas en el mercado del billete verde, llegando a decir incluso que estaba completamente cerrado para ellos. El problema que existe es que una medida similar en el pasado no sirvió para calmar al mercado en el medio plazo, pero claro, las circunstancias son otras y hasta que no se diga lo contrario, el eurobono manda.

El Fondo Monetario Internacional ha dado su visto bueno a esta medida y dice que es exactamente lo que se necesita, que es muy importante recapitalizar a los bancos y también vuelve a reiterar el mensaje que ha aparecido esta semana desde todas partes: Grecia tiene que implementar las reformas.

Con todo esto, el futuro del Ibex 35 sube +3.92% gracias a la sustancial mejora del súper sector bancario y el de aseguradoras ya que ambos suben más del 3.5%. También nuestra moneda ha acusado las mejoras llegando a subir más del 1% y de rebote animando al crudo WTI y al Brent, con el primero atacando la resistencia de los 89$ y el segundo los 115$.

Los perjudicados: El oro, que pierde el soporte de los $1800 y la curva de tipos alemana que sube entera.