Cinco décimas por debajo de la oficial

Bruselas mantiene la previsión de crecimiento de España en el 0,8%

España cerrará el año con un crecimiento del 0,8%, según la última estimación de la Comisión Europea, hecha pública hoy. Bruselas no ha tocado su previsión, que está en todo caso cinco décimas por debajo de la del Gobierno.

La Comisión Europea mantuvo hoy su previsión de crecimiento para España este año en el 0,8 %, la misma cifra que pronosticó en mayo pasado, y por debajo de la que prevé el Gobierno español (1,3 %).

Las cifras de crecimiento por trimestres muestran una desaceleración del PIB español, ya que entre julio y septiembre, la CE espera que se sitúe en el 0,1% y que mantenga ese ritmo en los últimos tres meses del año.

Durante el primer trimestre, el crecimiento de España fue mayor de lo esperado y llegó al 0,4 %, impulsado por las exportaciones, lo que explica que se mantenga la misma cifra para el conjunto del año, pese a que entre abril y junio ya cayó al 0,2%.

Frenazo en Europa

La CE ha confirmado también el frenazo a la recuperación económica en la zona euro durante la segunda mitad del año, aunque mantiene su previsión de crecimiento para 2011 en el 1,6% debido a los buenos resultados del primer trimestre. "Se espera que el crecimiento en la segunda mitad de 2011 sea tenue, llegando prácticamente a un estancamiento hacia finales de año", señala la CE en su revisión de las perspectivas económicas en las que, pese a todo, descarta una nueva recesión.

En el caso del conjunto de la Unión Europea, el Ejecutivo comunitario ha rebajado en una décima, del 1,8 al 1,7 % su pronóstico de crecimiento para el año.

Con la crisis de la deuda golpeando a Europa, Bruselas ha revisado significativamente a la baja sus previsiones para el tercer y el cuarto trimestre, cuando cree que la zona euro crecerá sólo un 0,2 y un 0,1% respectivamente.

Ese bajón quedaría compensado en el cómputo de todo el año (1,6%) gracias a los inesperados buenos resultados del primer trimestre, cuando el bloque creció por encima de lo previsto inicialmente.

Las previsiones van en la misma línea en todas las grandes economías del euro, y sólo Alemania ha visto mejorado su crecimiento anual respecto a lo previsto en primavera (del 2,6% al 2,9%), aunque lo ha hecho a causa de su buen inicio del año y también se verá afectada por el parón en los próximos meses.

Rebaja para Francia e Italia

La CE ha mantenido las perspectivas para España, mientras que ha rebajado las expectativas de crecimiento tanto de Francia (del 1,8 al 1,6%) como de Italia (del 1 al 0,7%)

Fuera del euro también se confirma el frenazo, especialmente en el Reino Unido, que este año crecerá según Bruselas un 1,1 %, frente al 1,7 % que le asignaba hace unos meses.

La Comisión constata en su informe que el bache que ya veía en sus previsiones de primavera será previsiblemente "más profundo" a causa del debilitamiento de la demanda interna, el deterioro de la confianza, el impacto de la crisis en los mercados financieros y de las consecuencias de los ajustes fiscales en algunos países comunitarios.

Bruselas pone en el contexto global esa ralentización del crecimiento, recordando que la recuperación también perderá vigor en Estados Unidos y que el crecimiento se ha moderado en varias de las economías emergentes.