Cierre de las Bolsas europeas

Con los nervios a flor de piel

Por fin acabó una sesión de locura en los mercados europeos que nos ha tenido pegados a la pantalla de los ordenadores con más intensidad si cabe que en los días anteriores. La razón de todo esto está exclusivamente en dos cosas: la importancia de esta semana dados todos los eventos que contiene y las prisas que tiene el mercado por ver resuelto lo de Grecia antes de que no pueda pagar a funcionarios y pensionistas.

Si alguien quiere ver qué es la volatilidad, que mire un gráfico intradía de cualquier índice general, o mejor, que vea el gráfico de algunos bancos franceses como Société Generale que tras estar perdiendo más de un 6% en el día acaban ganando más de un 10%.

Esta semana es crucial por dos motivos, el primero porque el viernes es vencimiento trimestral de derivados y todo el mundo está pendiente de ver algún tipo de manipulación clásica en estas fechas. El segundo es que ante esta incertidumbre general tenemos subastas de países que están en peligro, y depende de cómo salgan habrá más o menos miedo a la situación en Europa. Hoy hemos tenido subasta de Italia y ha quedado con subida de rentabilidades y baja demanda, lo que también nos ha puesto nerviosos.

En este punto, empezaron a aparecer informaciones acerca de llamadas entre Francia y Alemania para discutir sobre Grecia que animaron al mercado y nos alejaron de mínimos, pero poco después se desmintieron, provocando otra vez la vuelta del nerviosismo.

Ante esta situación de casi desinformación, los operadores empezaron a dudar absolutamente de todo incluidas las informaciones que hicieron subir a Estados Unidos ayer, ya saben, aquellas que decían que Italia se había puesto en contacto con China para intentar convencerles de que compraran deuda. Pues al final tenía razón, porque ya se ha informado de que la reunión es para ver posibles inversiones en infraestructuras pero nada de comprar deuda.

Lo que al final sí nos ha calmado algo ha sido el titular y la confirmación del mismo de que el miércoles Francia y Alemania van a tener una llamada a tres bandas con Grecia. La situación es tan compleja y el acercamiento a la fecha límite de los pagos de Grecia es tan rápida que cualquier anuncio de una llamada o reunión aumenta las probabilidades de que haya algún anuncio oficial que ponga fin a esta situación. Si a esta esperanza la unimos los movimientos normales de manipulación en la semana del vencimiento, nos da un mercado muy susceptible a reaccionar al alza ante cualquier mínima posibilidad de mejora.

En Estados Unidos la situación no ha ido mucho mejor, es decir, la esperanza es la misma que en Europa y nos hemos tenido que agarrar a excusas un tanto débiles para justificar la subidas, como por ejemplo los dos eventos que tienen dentro de poco gigantes como Microsoft o Cisco. La verdad es que el índice de Filadelfia de semiconductores está atacando la resistencia más cercana que tiene, lo que podría venir muy bien el mercado si es superada esta semana.

Al final, los futuros sobre índices de Europa se han puesto a atacar los soportes más cercanos que hacen de resistencia, esperando el veredicto de Estados Unidos de hoy para poder romper más fuerza, entre otras cosas. El súper sector bancario sube cerca del 3% y eso siempre es bien recibido por nuestro Ibex 35 con un BBVA y Santander subiendo más del 4% y dejando en gráficos de días karakasas de compra que aumenta las probabilidades de acabar rompiendo junto con las divergencias alcistas en el RSI, pero siempre en alerta por el vencimiento del viernes que hasta el rabo todo es toro.