Las entidades galas consiguen el verde tras días de pérdidas

La banca francesa se concede un respiro

La castigada banca francesa sigue con la espada de Damocles sobre su cabeza en forma de una posible degradación de su nota de solvencia. A pesar de ello, las entidades galas consiguen darse un respiro y cotizar en verde tras una mañana de alta volatilidad.

No hay rebote. No hay recuperación. La anteriormente intocable gran banca vive malos días, especialmente la francesa. Moody's anunció hace semanas que el sector financiero galo estaba en perspectiva negativa y que podría sufrir una rebaja de su calificación crediticia. Una rebaja que diversos medios de comunicación financieros dan como inminente y que ayer castigo duramente la cotización de estos valores. BNP Paribas perdió un 12,3%, mientras Credit Agricole y Societé Generale se dejaban más del 10%. Una sangría que se acumulaba a un año muy difícil. De hecho, la última de estas ha perdido en lo que va de año más de un 60% de su valor.

Hoy la historia parecía repetirse. Primeros minutos de falsa alarma y otra vez el rojo tiñendo los índices europeos con el sector financiero a la cabeza de los mismos. Sin embargo, la noticia de que Sarkozy y Merkel se reúnen para buscar una solución a la crisis de la Eurozona ha puesto árnica en el sufrido Cac parisino. Así, BNP Paribas es el único valor bancario que registra pérdidas con un descenso cercano al 4%. Mientras tanto, Societe Generale gana un 3,9%, Credit Agricole un 2,2% y Natixis un 1%.