Movimientos estratégicos

HTC quiere comprar un sistema operativo alternativo a Android

La compra de Motorola por parte de Google en agosto sigue generando movimientos estratégicos entre sus socios principales en el negocio móvil, Samsung y HTC. Ayer, la agencia de noticias de Taiwán desveló que esta última está considerando la compra de un sistema operativo para sus smartphones. Hasta ahora, la compañía utiliza Windows Phone y Android en sus teléfonos inteligentes.

Esta decisión, de materializarse, supone que HTC seguiría los pasos de Samsung, que ha determinado reforzar e impulsar aún más su sistema operativo propio Bada. Incluso la semana pasada, tras desvelarse unos documentos internos de Google que revelaban para algunos analistas un trato de favor del buscador hacia Motorola, saltó el rumor de que el gigante surcoreano estaba interesado en el sistema operativo MeeGo, desarrollado por Nokia e Intel.

Tanto la noticia de HTC como la de Samsung se producen también pocas semanas después de que HP desvelara su intención de segregar su división de ordenadores. Una noticia que sembraba las dudas sobre qué pasará con el sistema operativo WebOS que el fabricante de PC compró en 2010 al hacerse con Palm por 1.200 millones de dólares (unos 879 millones de euros). Esta coincidencia posicionaba ayer al WebOS como el máximo favorito para la adquisición de HTC.

Aunque Google ha negado un cambio en su política tras la compra de Motorola y ha asegurado que el planteamiento del buscador es seguir desarrollando Android como una plataforma abierta, muchos analistas desconfían de que esto se cumpla. Además, fuentes internas de uno de los fabricantes asiáticos afectados, explica a CincoDías que es lógico que sus empresas quieran "balancear los riesgos de una plataforma". Pero no solo eso, "las telecos también quieren un mercado con un peso más repartido entre sistemas operativos". No quieren, en definitiva, un mercado dominado por Google y Apple. En este contexto, y más allá de los actores principales del negocio, también el Google chino Baidu quiere parte del pastel y ultima la salida de un sistema operativo móvil, inicialmente para equipos de Dell.