Primera fase del 'Project New BAC'

Bank of America eliminará 30.000 empleos

Bank of America, el mayor banco por activos de Estados Unidos, ha anunciado hoy que eliminará unos 30.000 puestos de trabajo en los próximos años como parte de la primera fase de su nuevo plan de reestructuración, que supone el recorte de 5.000 millones de dólares en costes anuales hasta 2014.

EE UU demanda a más de 12 bancos por sus prácticas en hipotecas
EE UU demanda a más de 12 bancos por sus prácticas en hipotecas

Ese programa trata de conseguir que la compañía "esté más centrada, sea más ligera y más eficiente", dijo la entidad financiera en un comunicado emitido tras una conferencia con inversores en Nueva York, donde añadió que continúa "vendiendo unidades de negocio y activos no esenciales que no apoyan nuestra estrategia".

Esta primera fase de recorte de empleo, algo menor a la reducción de 40.000 puestos de trabajo que adelantó el diario The Wall Street Journal el viernes pasado, se une a la eliminación de 3.500 empleos anunciada en agosto pasado por la entidad financiera.

Según detalló la compañía en ese comunicado, la puesta en marcha de este plan 'Project New BAC' -por las siglas con las que cotiza la firma en la Bolsa de Nueva York- comenzó ya con la reestructuración de su equipo directivo anunciada la semana pasada y por el cual designó a David Darnell y Tom Montag como nuevos codirectores de operaciones de la empresa.

Tras esa decisión, la puesta en marcha de la primera fase de ese programa se completará con los duros recortes anunciados hoy por el mayor banco de Estados Unidos, que será seguido por una segunda fase de recortes que comenzará a ser ejecutada en octubre de este año y hasta marzo de 2012, de la que no se dieron más detalles.

El banco se encuentra bajo un proceso de reestructuración mientras sigue lidiando con los problemas derivados de los préstamos basura, en parte heredados con la compra de Countrywide Financial tras la quiebra del banco de inversión de Lehman Brothers, en septiembre de 2008.

Esas presiones llevaron a que el pasado 25 de agosto el grupo Berkshire Hathaway, presidido por el multimillonario Warren Buffett, anunciase una inversión de 5.000 millones de dólares en la compra de 50.000 acciones preferentes de Bank of America, con lo que trató de instaurar de nuevo la confianza en el banco, que en lo que va de año ha perdido el 47,53% en bolsa.