Se marca una previsión de 400 millones de facturación para 2013

La ingeniería Abantia se abre al capital riesgo con el reclamo de crecer un 58%

El grupo de ingeniería industrial Abantia se ha impuesto un objetivo de crecimiento del 58% en ventas hasta finales de 2013. La entidad pretende alcanzar los 400 millones ese año y trabaja actualmente en una ampliación de capital que dará entrada, en los próximos meses, a un socio de perfil financiero.

La ingeniería Abantia se abre al capital riesgo con el reclamo de crecer un 58%
La ingeniería Abantia se abre al capital riesgo con el reclamo de crecer un 58%

Abantia está en el escaparate, con una operación de recapitalización que pretende atraer al capital riesgo, y se ha marcado fuertes objetivos económicos hasta finales de 2013. Las ventas de la ingeniería que preside Francisco Boada deberían pasar de los 253 millones del cierre de 2010 a una cifra de 400 millones de euros.

El tirón se dará especialmente entre 2012 y 2013, a la vista de que las estimaciones reconocidas por la compañía para el presente ejercicio incluyen ventas por 264 millones. La locomotora que están activando Boada y su equipo directivo es la internacionalización, cuyo peso en la facturación alcanzará ya este año el 25% (era del 18% en 2010).

Enfocada hacia la ingeniería aplicada en instalaciones industriales, montaje, mantenimiento y energía, Abantia ya contó en el pasado con la participación del capital riesgo. En concreto, tuvo como accionista a Aurica, entidad dependiente de Banco Sabadell, hasta el año 2007.

Ahora, la compañía trata de captar entre 15 y 20 millones que dedicará a compras selectivas, además de dar salida a alguno de sus actuales partícipes. En el seno de Abantia se encuentran representadas principalmente las familias Boada y Gummà, esta última de salida. Además, tienen participación los Tey y los Sanfeliu.

Activa en renovables

A corto y medio plazo, la compañía seguirá explotando en España tanto los servicios de ingeniería industrial, ejecución de proyectos llave en mano (EPC en el argot de la ingeniería) y mantenimiento, como su área de energías renovables. En este último caso construye para FCC y Mitsui una planta termosolar de 50 MW en Palma del Río (Córdoba), cuyo presupuesto alcanza los 200 millones; y promueve una planta híbrida (termosolar y biomasa) de 25 MW en Les Borges Blanques (Lérida) con una inversión prevista de 153 millones. Además, participa en proyectos fotovoltaicos en este país por 33 MW.

Colombia, Perú y EE UU, en el plan de expansión

Abantia está en Polonia, Italia, Catar, Abu Dabi, México y Guatemala. Su expansión se produce de la mano de socios locales y se estudia la inversión en empresas.

-El grupo abrirá oficina en Perú en noviembre; analiza Colombia y busca oportunidades en EE UU a través de la energía solar. Cuenta con un acuerdo con una firma implantada en Florida para desarrollar tres plantas de 20 MW cada una.

-Polonia dejará este año 20 millones de facturación. Pretende crecer allí con proyectos llave en mano y en el mantenimiento de instalaciones.

-Tras comprar el 70% de la instaladora local Tempo, Abantia se consolida en Catar. Tiene por delante un año y medio de trabajo, valorado en 35 millones, en dos centros de proceso de datos. El reto es actuar en el montaje mecánico.

-Abantia declara una participada al 50% en Abu Dabi.

-El estreno en Guatemala se produjo por la automatización de fábricas de azúcar. Ahora capta trabajo en hospitales.

-En México, donde opera para Pemex o CFE, mejora su posición tras adquirir Denion.