Aplicará un impuesto inmobiliario

Grecia aprueba medidas de urgencia para cumplir con el déficit y evitar la quiebra

El Ejecutivo griego se reunió ayer de urgencia para tratar de salvar a su economía de una posible quiebra. Como medida inmediata, aplicará un impuesto especial para todas las propiedades inmobiliarias que le reportará unos 2.000 millones de euros.

La prioridad del Gobierno heleno en este momento es "salvar al país de la quiebra". Así lo manifestó el sábado por la tarde el primer ministro heleno Yorgos Papandreu en un discurso televisado para los ciudadanos. Unas horas después, Papandreu reunió de urgencia al Gobierno en la ciudad de Tesalónica para aprobar nuevas medidas de ajuste a fin de calmar los mercados, que el pasado viernes daban una alta probabilidad a un default.

Las decisiones adoptadas incluyen nuevos impuestos, que tendrán como objetivo alcanzar los compromisos de recorte de déficit para 2011 y 2012 pactados con los organismos internacionales que acudieron al rescate.

Entre las medidas acordadas, el ministro de Finanzas Evangelos Venizelos anunció una tasa especial para todas las propiedades inmobiliarias, de cuatro euros por metro cuadrado de media, que se pagarán de una sola vez. Como mínimo se aplicarán 50 céntimos por metro cuadrado en las zonas más pobres y como máximo 10 euros en las áreas más adineradas del país. Con estas medidas, según Venizelos, se prevé hacer frente a la brecha de 2.000 millones, un 1% del PIB, que hacían falta para reducir el déficit público hasta los niveles acordados. El objetivo de déficit para 2011 se sitúa, según el ministro, en 17.100 millones de euros y para 2012, de 14.900 millones de euros. "Es la única medida que se puede implementar de inmediato", manifestó Venizelos a la prensa.

Impuesto al tabaco y alcohol

Por otro lado, la radio pública NET anunció ayer que el Gobierno griego aprobará nuevos impuestos al tabaco y al alcohol. Paralelamente, Evangelos Venizelos dijo que se ha acordado reducir el sueldo de los cargos electos, que no cobrarán un mes.

El ministro de Finanzas heleno reconoció que la recesión que sufre Grecia es superior a la prevista, con una contracción del 5 % del PIB, frente al 3,8% previsto.

A pesar de los esfuerzos del Gobierno, la posibilidad de un default en el corto plazo no desaparece. Ayer, el diario alemán Die Welt recogía declaraciones del ministro germano de Economía Philipp Roesler que apuntaban en ese sentido. "Para estabilizar el euro no puede haber ningún tabú". "Esto incluye, sin es necesario, la quiebra ordenada de Grecia si se tienen los instrumentos necesarios", dijo.

Hoy los mercados responderán a las últimas medidas adoptadas por el país heleno. El viernes las primas de riesgos escalaron con fuerza por la incertidumbre de Grecia. El próximo jueves, el Tesoro Público realizará una subasta de obligaciones con vencimientos en 2019 y 2020. El spread de la deuda española frente a la alemana concluyó la pasada semana en 338 puntos básicos.

Moody's prepara una rebaja para la banca francesa

El sector bancario podría sufrir otra importante sacudida eb Bolsa. Según apuntó ayer Bloomberg, Moody's prepara una rebaja de calificación a los grandes bancos franceses: BNP Paribas, Société Générale y Crédit Agricole. Según la agencia, el informe podría publicarse en los próximos días.

La agencia de calificación ya colocó a las tres entidades en perspectiva negativa en junio para analizar "el potencial de inconsistencia entre el impacto de un posible default griego o reestructuración y los actuales niveles de calificación de la deuda". En tres meses, los bancos señalados han perdido en Bolsa más de un 40% de su valor.

En la actualidad, Moody's tiene una calificación sobre la deuda de BNP Paribas a largo plazo de Aa2, el tercero más elevado. Crédit Agricole, de Aa1, el segundo más alto, y Société Générale es Aa2. Los recortes de las calificaciones de la banca francesa, con todo, no serían de más de un escalón, según Bloomberg.