La city

Banca Cívica y el pasado

Los trabajadores de Banca Cívica, resultado de la fusión de Caja Navarra, Cajasol, Caja Canarias y Caja Burgos, llevan más de un año realizando labores comerciales comunes al grupo financiero sin que ello haya impedido una rotura total con los lazos del pasado.

La nueva entidad tiene capacidad operativa para hacer clientes propios desde el pasado mes de enero pero la lenta unificación de los sistemas informáticos de las cuatro entidades fusionadas ha provocado que quienes tratabajaban antaño con clientes de Cajasol, Caja Canarias o Caja Burgos, por ejemplo, sigan siendo quienes les atiendan en sus nuevas ubicaciones. La reestructuración avanza, eso sí, y cada vez quedan menos flecos para que la integración sea total.