A fondo

Reestructuración de las cajas, ¿más vale tarde que nunca?

El Gobierno parece que al final va a cumplir a tiempo con una de sus principales medidas para salir de la crisis. La reestructuración de las cajas. Eso sí, a tiempo según su reloj, y con un retraso de tres años respecto al resto de los países europeos, según afirman varios expertos.

José Luis Rodríguez Zapatero quiere dejar el Gobierno en noviembre con la recapitalización de las cajas de ahorros archivada en un cajón con el cartel de solucionado y lo que queda de semana es decisiva para las entidades que aún necesitan capital, como CatalunyaCaixa, Unnim, Novacaixagalicia, BMN, Liberbank y Caja España Duero. El futuro de CAM también se resolverá antes de las elecciones generales. Hoy, de hecho, pueden aclararse algunas dudas.

El problema es que varios expertos aseguran que el impacto que va a tener ahora en los mercados anunciar el final de la recapitalización de las cajas es muy inferior al que podía haber tenido hace un año o incluso unos meses antes. "Parece que el futuro económico de España ya no está en nuestras manos", se lamentaba recientemente el presidente de un banco mediano. Eso sí, retrasar aún más la recapitalización total del sector puede empeorar aún más la ya maltrecha coyuntura económica española.

El Banco de España junto a las entidades financieras han buscado tres soluciones al mismo problema, la falta de capital principal. Todo depende de si las cajas en cuestión han buscado y encontrado capital privado o no, caso de BMN, Liberbank y Novacaixagalicia; han optado desde el principio por entregarse al FROB para que le inyecte capital público, como CatalunyaCaixa, o han intentado una fusión con otra entidad solvente para salir del bache, estrategia seguida por Caja España Duero que ayer dio uno de los últimos pasos para unirse a Unicaja, o Unnim, que ha negociado con IberCaja su fusión. La caja catalana parece, no obstante, abocada a seguir los pasos de su paisana y pasar por las arcas del Estado para recapitalizarse a no ser que anuncie en estos días que ha llegado a un acuerdo con la caja aragonesa o, por qué no, con otra para compensar su déficit de capital. Y esto último parece ya casi descartado.

Las tres cajas que han buscado capital privado también han conseguido reducir en estos meses sus necesidades de recapitalización, ya que han logrado generar beneficios para sumarlos al capital principal, aunque tiene que ser el Banco de España quien dé su aprobación a la suma de estos resultados al capital. Y también las tres cajas han negociado con el supervisor una ampliación de los plazos para su recapitalización. El límite es el 30 de septiembre ampliable si el supervisor lo decide.

Hoy las tres pueden saber si lo han logrado o no. BMN se reúne hoy con el subgobernador. Liberbank lleva toda la semana analizando la situación y Novacaixagalicia presentó ayer una solución al subgobernador que fue debatida durante varias horas y que hoy puede obtener respuesta.

La caja gallega presentó ayer las cartas de los fondos de inversión estadounidenses y de inversores gallegos dispuestos a entrar en el capital del banco NCG, pero asegura que necesita más tiempo para concretar la operación y la valoración de la entidad por parte del FROB. El precio es fundamental para llegar a un pacto definitivo.

Parece que en este caso no habrá plazo hasta diciembre, pero en la caja confían en una solución intermedia, que podría ser que el FROB entrase en un primer momento en la entidad,pero acordando la valoración entre todas las partes, incluidos también los accionistas extranjeros; y en octubre o noviembre el FROB vendería a los fondos internacionales al precio con el que entró. En ese momento se daría paso a los inversores gallegos.

NCG ha convocado hoy reunión del consejo de administración. Por ello, se espera que en él se explique la previsible solución debatida entre la entidad y el Banco de España. El FROB podría tener inicialmente más del 75% del capital del banco NCG, aunque José María Castellano sería ratificado como presidente. Al parecer el supervisor le ha permitido reducir en 200 millones sus necesidades de capital principal, con lo que el FROB inyectaría en el peor de los casos 2.400 millones en lugar de los 2.622 millones iniciales.

BMN y Liberbank podrían tener una prórroga hasta diciembre o incluso menos, noviembre, para recapitalizarse con capital privado, mientras que CalatunyaCaixa y Unnium serían nacionalizadas.

Varios expertos coinciden en señalar que la nacionalización de tres cajas en los momentos actuales no es una buena noticia para el sector, pese a que se esperaba ya desde hace meses. "Los principales países europeos han finalizado ya su reestructuración financiera y nosotros empezamos a nacionalizar tres cajas. Es un incomprensible. Eso sí, podemos presumir de que nos ha costado mucho menos fondos públicos. O eso esperamos porque hay informes que dicen que en el futuro se necesitarán nuevas inyecciones de capital. Confiemos en que estén equivocados", señalaba el lunes un directivo de una importante entidad financiera.