La baja valoración del negocio financiero le hará perder peso en el capital

Novacaixagalicia tendrá solo un 16% de su nuevo banco frente al 70% del FROB

Novacaixagalicia, la gran caja gallega, tendrá una cuota del capital muy reducida dentro del nuevo banco al que transferirá todos sus activos financieros. El poder que mantendrá en el accionariado de NCG Banco, a punto de constituirse, rondará el 16%, frente al 70% que controlará el Estado, por medio del FROB.

Galicia se ha quedado sin cajas". Así de pesimistas se muestran varios representantes sindicales y políticos al hablar sobre el futuro de Novacaixagalicia. Desde que el Gobierno estableciera que la caja tenía un déficit de capital de 2.622 millones de euros, la entidad ha tratado de maniobrar para poder mantener una cuota de control importante, garantizar la galleguidad del proyecto y minimizar la inyección de fondos públicos. Sin embargo, sus esfuerzos parecen en balde.

La cuota de poder que la caja (producto de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova) ostentará en el nuevo NCG Banco, donde próximamente se trasladará todo el negocio financiero de la entidad, rondará el 15%.

La explicación principal para esta participación es la baja valoración que se espera que el Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB) dé a la entidad. "Bankia y Banca Cívica salieron a Bolsa con descuentos del 60% y superiores, con lo que Novacaixagalicia no puede tener una valoración superior", explican fuentes de un banco de inversión.

Con un rebaja del 70%, los 1.700 millones de valor en libros de la entidad se quedarán en 500 millones de euros, lo que otorgaría a la caja una participación del 16%. Fuentes políticas certifican que no esperan que Novacaixagalicia llegue a alcanzar el 20% del accionariado del nuevo banco.

Una proporción similar mantendrán los socios privados. Frente a los 700 millones que José María Castellano -el que será el presidente ejecutivo de NCG Banco- anunció que podría llegar a atraer al proyecto, esta cifra se ha rebajado notablemente y, probablemente, finalmente quede en la horquilla entre 400 y 500 millones.

Con esta aportación, la cuota de poder que tendrán los fondos internacionales y los ricos gallegos que entren en el capital de NCG Banco estará entre el 12% y el 13%.

Cuando se pusieron en marcha los planes de recapitalización, se especulaba con que la aportación privada superaría el 20% y la suma de esta y la de la caja sería cercana al 50%.

Ante la merma de valor del negocio financiero y las dudas de los inversores, la inyección de dinero del FROB será clave para recapitalizar la entidad y alcanzar el ratio de solvencia del 10% exigido por el Banco de España. Los más de 1.000 millones de euros que el Fondo deberá aportar a la entidad le permitirán controlar alrededor del 70% del capital.

Una de las vías que Novacaixagalicia ha utilizado para reducir la aportación final del FROB es la generación de capital orgánico, por medio de venta de participadas y una mejora del perfil de riesgo de la entidad, con la venta de préstamos sindicados y crédito a promotores. Estas medidas, si son tenidas en cuenta por el Banco de España podrían reducir las necesidades globales de capital por debajo de los 2.622 millones de euros.

Críticas políticas

Desde el Partido Socialista de Galicia, señalan a las "actuaciones erráticas" de la Xunta de Galicia en materia de cajas como uno de los factores que han contribuido a la situación actual de NCG. "Es indudable que Galicia ha perdido músculo financiero en este proceso", apunta Abel Losada, portavoz del grupo socialista en el Parlamento gallego.

El portavoz de Economía del BNG, Fernando Blanco, se muestra aún más crítico. A su juicio, la situación de Novacaixagalicia pone de relieve que "el modelo de cajas desaparece en Galicia, y no por el propio modelo, sino por fallos de gestión". Blanco considera que en el origen de la presión sobre el sector está "la banca comercial, interesada en hacerse con su negocio".

En ambos casos coinciden en que, dada la escasa relevancia que la caja mantendrá en NCG Banco, lo más razonable es que Novacaixagalicia tienda a convertirse en una fundación, tal y como ocurrió con Caja Castilla La Mancha (CCM).

Estreno el lunes

Dentro de Novacaixagalicia confían en que el próximo lunes 12 de septiembre podría constituirse definitivamente NCG Banco, un paso imprescindible para que termine de desvelarse qué inversores particulares y fondos van a participar en el proyecto y cuál será la cantidad definitiva que deberán aportar estos, y el FROB, para recapitalizar la entidad. A lo largo de esta semana esperan completar todos los trámites administrativos.