Pequeños gigantes | Maier

El coche del siglo XXI se diseña en Ajangiz

La cooperativa Maier es de los pocos proveedores de automóvil del mundo que accede a los dos universos de las marcas, el industrial y el artístico.

en los años setenta del siglo pasado comenzó la historia fabril de Maier en esta fábrica de Ajangiz (Vizcaya), al principio dedicada a la inyección de plásticos para electrodomésticos.

En Ajangiz, una pequeña localidad vizcaína que no llega al medio millar de vecinos, Maier tiene su centro de operaciones en componentes de automoción, donde trabajan más de mil profesionales. Desde esta base, la cooperativa vasca, integrada en Corporación Mondragón, está en contacto con los diseñadores e ingenieros de las marcas automovilísticas, un selecto maridaje al que acceden pocos proveedores en el mundo de las cuatro ruedas. Maier se desenvuelve en los dos universos, en el de la creación de la estética de los coches del futuro y en el ámbito fabril, donde hay que hacer realidad las curvas y colores dibujados en los planos.

"Hay que ir a lo máximo en esta industria aguas arriba, a los centros de diseño de las marcas", afirma Juan Luis Irazábal, director general de Maier. Sus técnicos visitan con asiduidad la sede de los creativos de Toyota en Niza (Francia) o la de sus homólogos en París de las multinacionales PSA (Peugeot y Citroën) y Renault. Todo el diseño de las marcas está fuera de España, salvo el caso de la corporación Volkswagen y su complejo de Sitges.

En estos centros, el arte es clave para diseñar la estética de los vehículos futuros. "Te muestran un brochazo de pintura, te hacen escuchar seis segundos de una melodía musical y a partir de ahí te pones a trabajar, a manejar formas y colores", desvela Irazábal. Es una actividad definida en el sector como color matière.

En base a sus contactos con estos creadores, Maier invitó en julio al diseñador de Ferrari Mauricio Corbi para que realizara una exhibición de su arte con motivo del Concurso Internacional de Diseño que patrocina la cooperativa vasca. Ante los alumnos de la Escuela Politécnica de Mondragon Unibertsitatea, Corbi creó en hora y media, con lápices y rotuladores, un boceto de un modelo de Ferrari (es el paso previo y obligatorio al posterior diseño por ordenador). Corbi acumula una carrera profesional de 21 años en Pininfarina, el estudio de diseño de la marca del caballito rampante, cuyo equipo de Fórmula 1 es liderado por Fernando Alonso.

Superada la fase artística, Maier se adentra en el ámbito industrial del automóvil, en la producción en serie de los componentes diseñados en la fase anterior. Es cuando la cooperativa coordina con los ingenieros de las marcas, entra en el mundo de las pruebas de corrosión y seguridad de las piezas, entre otras exigencias. Son muchos exámenes antes de iniciar la producción en serie de un vehículo, que exige una inversión multimillonaria tanto en las fábricas como en su promoción publicitaria.

Hay mucho dinero en juego, así que "todo tiene que estar controlado antes de empezar" a ensamblar los turismos, según Juan Luis Irazábal.

El ciclo completo, de artistas a ingenieros, puede extenderse hasta cuatro años, para alumbrar un componente con una vida comercial de seis años. Después del primer trienio se vuelve a cambiar su diseño, para que el potencial comprador de un coche perciba que el modelo en cuestión ha sido renovado. Son pequeñas transformaciones, porque el 90% de la estructura de un vehículo se mantiene inalterable hasta que las marcas deciden retirarlo del mercado.

Maier se animó en 2004 a abordar este apartado tan específico del diseño artístico aplicado a la automoción. "Y estuvimos cuatro años sin olerlo", expresa gráficamente su director general. "Aguantamos porque nuestro negocio general marchaba bien". El primer encargo llegó en 2008 y ahora constatan que "tenemos una ventaja frente a la competencia, solo nosotros podemos abordar determinados proyectos".

Y esa posición cualificada sigue dando rendimientos. "Recientemente nos hemos adjudicado la rejilla delantera y los embellecedores del Audi A3 de la gama alta", desvela Juan Luis Irazábal. A este pedido se suman otros encargos como los relacionados con la nueva versión del todoterreno CRV de Honda y con el Mini Paceman (también la rejilla delantera, que Maier suministra en el mismo color que el resto de la carrocería). Y al citado DS5 de Citroën, Maier aporta varios embellecedores, uno de ellos "la pieza de orfebrería", además de la rejilla delantera y la tapa del depósito de gasolina. La empresa vasca tiene un muestrario de plaquetas (ver al ingeniero de la página de la derecha) en las que aplica la tecnología láser de grabado para barajar todas las posibilidades en formas y colores que pueden asumir los componentes. Las piezas llevan detrás la firma de Maier en un intento por evitar el robo de ideas.

Datos básicos

Facturación

La cooperativa vizcaína prevé facturar 200 millones este año, con el objetivo de alcanzar unas ventas de 300 millones en 2014. Su negocio es internacional, en contacto directo con las principales marcas automovilísticas. Pero el 30% de sus operaciones se facturan en España, por ejemplo en las fábricas de Citroën en Vigo y de Opel en Figueruelas, donde entrega componentes para el modelo Meriva.

Plantilla

El equipo Humano de la empresa vasca está integrado por 1.800 personas. La mayoría (1.050) trabajan en las instalaciones de Ajangiz. El resto de empleados se reparten por las plantas de Galicia, Navarra, Reino Unido y República Checa. El director general de Maier, Juan Luis Irazábal, se queja de "la escasez de profesionales cualificados, estamos renunciando a proyectos por falta de personal". El perfil laboral que demanda Maier es el de "ingenieros jóvenes con tres años de experiencia". Y con idiomas. El inglés "viene de serie", y mejor si está acompañado del francés e incluso del alemán, porque "trabajamos en proyectos con una duración media de más de dos años y el contacto con los clientes es directo. Tienes que comunicarte con ellos en su idioma para conocer perfectamente sus demandas". En los laboratorios del Maier Technology Centre (MTC), la edad media de los investigadores es de 33 a 34 años. El logotipo corporativo de Maier es un Mikeldi (la imagen de abajo), un ídolo del siglo IV antes de Cristo que representa a un cuadrúpedo. Su centro es un disco solar.

Bajo llave la pieza de orfebrería del nuevo DS5 de Citroën

La sala color matière del Maier Technology Centre (MTC) siempre está cerrada con llave. Allí es donde se reúnen los investigadores de la empresa vasca con los diseñadores de las marcas automovilísticas "para saber lo que busca el cliente", según Andoni Intxauspe, uno de los responsables de estos laboratorios.

En ese espacio de ensayos tan discreto, los técnicos de la cooperativa vasca tienen un muestrario de productos (la materioteca) donde se investigan sensaciones relacionadas con el color y el tacto de los nuevos componentes de automoción.

El habitáculo color matière alberga una de las joyas de Maier, un embellecedor color cromo brillante de más de un metro de largo que es la seña de identidad del nuevo monovolumen DS5 de Citroën, presentado en el Salón de Automóvil de Shanghái en abril pasado. Su comercialización comenzará a finales de septiembre u octubre, en un lanzamiento simultáneo en Francia y China, y a un precio mínimo de 27.000 euros.

El componente destaca en la carrocería del DS5, puesto que surge de los faros frontales para alargarse hasta las ventanillas del conductor y el copiloto. Los directivos de la multinacional francesa PSA la han definido como una "pieza de orfebrería". Y Alberto Seco, técnico de Maier, destaca que es "estética pura, no tiene otra función".

Nuevos planes para China a partir de 2012

Este año, la cooperativa vasca invertirá 17 millones, destinados a varios frentes. Uno será la ampliación de la fábrica de la República Checa, cuyas obras se extenderán hasta marzo de 2012. Otra parte de ese presupuesto se destinará a la compra de una empresa del sector en Europa Central y a la puesta en marcha en India de una joint venture con socios locales (en Turquía tiene otra). Las operaciones de República Checa e India se cerrarán entre este mes y el que viene.

El próximo ejercicio, la dirección del grupo vasco realizará "una reflexión estratégica con dos temas principales", adelanta Juan Luis Irazábal, director general de la compañía. Uno será la apuesta por un mayor crecimiento del negocio en Europa. Otro, la "toma de una posición más firme" en China, donde ahora tiene una central de compras y relaciones con varios proveedores locales "que tienen que ir a más". Sobre otros mercados emergentes, las posibilidades de inversión en Rusia "las vamos a considerar, pero no es un candidato a acciones fuertes".

En Brasil "ya tuvimos una experiencia y no hemos vuelto. Tiene expectativas de un fuerte crecimiento en matriculaciones, pero en coches austeros, con poca decoración". En Europa, Irazábal ve en los próximos cinco años un importante aumento de la demanda de turismos que incorporen mucho diseño, con una estética "innovadora, rupturista".

A nivel industrial, las fábricas europeas de vehículos viven ahora "un alto nivel de actividad, con los indicadores anteriores a la crisis económica". El director general de Maier se basa en una gráfica que demuestra que, a 30 de junio, la producción en el continente se había incrementado hasta un 8% en relación con el mismo periodo de 2010. "En el área de fabricación no hay crisis", insiste.

Para aprovechar esta coyuntura, MTC ha reforzado sus laboratorios con unas nuevas instalaciones de pintura, donde se realizan las pruebas para el ensamblaje en serie de unidades. MTC también estrena equipos de cromado. El investigador Andoni Intxauspe, que sigue las nuevas tendencias en los diferentes salones internacionales del automóvil, asegura que el color negro brillante está de moda en los componentes.