Explotación de la primera tubería del estratégico gasoducto Nord Stream

Gazprom inicia el bombeo de gas a Alemania a través del Báltico

El consorcio gasístico ruso Gazprom comenzó ayer el proceso de explotación de la primera tubería del estratégico gasoducto Nord Stream, tendido a través del mar Báltico, por el que suministrará gas natural a Alemania y otros países europeos.

Comenzó a bombear gas en una de las dos tuberías del gasoducto de 1.224 kilómetros, que une de manera directa, por el fondo marino, a Rusia con la Unión Europea, informaron las agencias locales.

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, con un clic de ratón en el ordenador central de la estación compresora, abrió el grifo para que el gas natural comenzara a fluir hacia la tubería, que actualmente contiene nitrógeno.

El proceso de llenado del gasoducto con el combustible hasta la presión necesaria para su transporte llevará más de un mes, tras lo cual Gazprom comenzará los suministros a sus clientes europeos.

Putin destacó el carácter estratégico del nuevo gasoducto, ya que le permite a Rusia liberarse de su hasta ahora total dependencia de los países de tránsito, Ucrania y Bielorrusia, en sus suministros de gas natural a Europa.

"Ucrania (por donde transita hasta el 80% del gas que Rusia exporta a Europa) es un socio antiguo, tradicional. Y como ocurre con los países de tránsito, siempre existe la tentación de aprovecharse de esa circunstancia", dijo el primer ministro, que añadió: "Ahora esta situación de exclusividad desaparece".

"En menos de año y medio hemos tendido 1.224 kilómetros de gasoducto y, además, 640 kilómetros de la segunda tubería", dijo Vladimir Putin al destacar el trabajo de los constructores de la obra.

Según el jefe del Gobierno ruso, el volumen de gas que fluirá por el Nord Stream es comparable "con la energía que generan 11 centrales eléctricas nucleares".

Un proyecto antiguo

Aunque el proyecto del gasoducto en el Báltico nació en la década de los años noventa, fue especialmente promovido a mediados de la pasada década por Vladimir Putin, entonces presidente de Rusia, y el excanciller alemán Gerhard Schröder.