Por la debilidad de zona euro

El FMI recorta la previsión de crecimiento de Irlanda

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha recortado las previsiones de crecimiento de Irlanda para 2011 y 2012 ante la debilidad de la zona euro, aunque alabó las medidas de ajuste financiero y fiscal tomadas por Dublín.

Para 2011 el Fondo espera que la economía irlandesa cierre con un incremento del Producto Interior Bruto (PIB) del 0,4% y para 2012 la cifra estimada es del 1,5%; los pronósticos previos apuntaban una subida del 0,6% en 2011 y del 2% en 2012.

"El crecimiento económico está empañado por la ralentización económica global y las tensiones de los mercados de deuda europea", indicó en rueda de prensa Craig Beaumont, jefe de la misión del FMI en Irlanda.

Sin embargo, celebró las medidas tomadas por Dublín, especialmente para la recapitalización de los bancos y la consolidación fiscal, pero indicó que aún persisten "riesgos" derivados de las tensiones de la deuda en la zona euro.

"Las autoridades irlandesas han tenido éxito en la recapitalización bancaria y en establecer un suelo mínimo" para las entidades financieras, aseguró Beaumont.

El informe del Fondo señala que "pese a la determinación del Gobierno en poner en práctica su programa, las perspectivas de Irlanda son muy dependientes del éxito de los esfuerzos más amplios encaminados a devolver la estabilidad financiera a la zona euro".

El FMI subrayó que los costes derivados de esta reducción de las previsiones de crecimiento serán parcialmente compensados por la decisión tomada en julio por el Consejo Europeo de reducir el tipo de interés de los préstamos concedidos a Irlanda por los socios de la zona euro y otros países.

Por otro lado, el Fondo valoró la creación del Consejo Asesor Fiscal Irlandés, como un órgano independiente, y el plan de consolidación fiscal para 2012-2015 -cuyo objetivo es reducir el déficit a menos de un 3% del PIB en 2015- que va por la senda "correcta".

Según los datos del FMI, el comportamiento fiscal en lo que llevamos de 2011 es "mejor de lo esperado", con un recorte del gasto público y un aumento de los ingresos.

El Fondo aprobó la pasada semana el desembolso de 1.480 millones de euros para Irlanda tras completar la tercera revisión del programa de apoyo financiero.

La próxima revisión del programa está prevista para el mes de diciembre de este año.