El sector se ha convertido en el verdugo de las Bolsas

Tres claves para entender el castigo a la banca

Los bancos han vuelto a situarse hoy en el centro del huracán. Los nuevos repuntes de los diferenciales de deuda, el enfriamiento económico y las caídas registradas por algunas entidades estadounidenses el pasado viernes son los principales motivos del varapalo al sector financiero.

La tendencia es generalizada en toda Europa. Las Bolsas han caído con fuerza y los bancos se han vuelto a situar en el centro de la quema. En España, Santander y BBVA han acumuado recortes de más del 5% y, en Europa, entidades como Royal Bank of Scotland o Bank of Ireland se han desplomado más de un 11%.

"No es ninguna novedad. Seguimos con la tendencia de siempre. Se toman medidas, se calma un tiempo y volvemos a las andadas", explica Nicolás López, de MG Valores. Y está en lo cierto. A mediados de agosto, los desplomes de las Bolsas y la excesiva volatilidad que atormentaba a los mercados llevaron a Europa a dar un paso al frente. La Autoridad Europea de Valores Financieros (ESMA) decidía atajar la especulación que se estaba cebando con el sector financiero y distintos organismos de la autoridad bursátil europea, entre ellos la Comisión Nacional del Mercado de Valores española, prohibían durante 15 días las ventas a corto de valores financieros. Sin embargo, parece que el efecto no ha durado mucho y los expertos apuntan tres motivos que explican las ventas masivas en el sector:

1. Deuda: En el mercado de deuda, la situación se complica y la cotización de los bancos recoge los miedos. "La crisis de deuda continúa sin resolverse y esto impacta en el serctor", comenta Nicolás López. La delicada situación de Grecia, tras el anuncio del Gobierno heleno de que no podrá alcanzar el objetivo de déficit del 7,6%, ha añadido más leña al fuego. Así, los diferenciales de los países periféricos han avanzado terreno con un bono alemán que cotiza en mínimos históricos por debajo del 2%.

2. Enfriamiento económico: Los temores a una recesión global comenzaron siendo un fantasma conocido para convertirse en una amenaza cada vez más real. Daniel Pingarrón, de IG Markets, no duda al señalar que "el mal dato de paro en Estados Unidos publicado el viernes ha agitado aún más los miedos, miedos que está cristalizando el sector financiero".

3. Efecto contagio: "Las cotizaciones de los bancos americanos cayeron mucho el viernes y los europeos recogen hoy los recortes", señala Pingarrón. Y es que la demanda que tiene preparada la Agencia Federal de Financiamiento de Vivienda sobre grandes entidades como Bank of America, JPMorgan, Goldman Sachs y Deutsche Bank llevó a algunas de ellas a desplomarse en Bolsa. El organismo acusa a los bancos de no cumplir con la debida diligencia en las hipotecas vendidas durante la burbuja inmobiliaria, llegando a extraviar las pruebas de que sus ingresos eran falsos o exagerados.

De cara a las próximas jornadas, hay quien cree que las caídas pueden moderarse al estar cerca de los mínimos de agosto y ante la posibilidad de que la Reserva Federal anuncie un 'Quantitative Easing 3'. Otros, sin embargo, no se muestran tan optimistas y destacan la continuidad de los recortes. La suerte está echada.