Directora del Fondo Monetario Internacional

Lagarde advierte del riesgo a una nueva recesión global "inminente"

La nueva directora del FMI insta a "gobiernos, organizaciones internacionales y bancos centrales" a fomentar la austeridad y a recapitalizar la banca para evitar que el mundo se sumerja en una nueva crisis.

La directora del Fondo Monetario Internacional, la francesa Christine Lagarde, ha advertido que existe un riesgo real de que la economía mundial vuelva a caer en recesión de forma "inminente". En una entrevista publicada ayer por el diario alemán Der Spiegel, Lagarde afirmó compartir el temor ya expresado por el director del Banco Mundial, Robert Zoellick, a que el planeta se vea sumergido en una nueva crisis. Sin embargo, la sucesora de Dominique Strauss-Kahn defiende que aún hay tiempo para evitar una nueva debacle.

"Aún la podemos evitar. Las opciones de los gobiernos y los bancos centrales son menores que en 2009 porque ya han disparado gran parte de su pólvora. Pero si los distintos gobiernos, las organizaciones internacionales y los bancos centrales colaboran, evitaremos la recesión", argumenta Lagarde.

Como receta, la que fuera ministra de finanzas de Francia insta a los países más afectados por la crisis a poner en marcha una política estatal centrada en el ahorro, y a impulsar el crecimiento económico de sus naciones a fin de "evitar una inminente espiral descendente".

Para Europa, y sobre todo para aquellos estados más castigados por la crisis de la deuda soberana, Lagarde recomienda elevar el capital propio de la banca, para reforzar a las entidades. "En general, vemos la necesidad de que los bancos europeos sean recapitalizados para que sean lo suficientemente fuertes como para soportar los riesgos derivados de la crisis de la deuda y del débil crecimiento", asume. Un asunto en el que la directora del FMI ya hizo hincapié una semana antes en la cumbre de Jackson Hole, y que le valió una airada contestación desde Bruselas, donde le recordaron que se están haciendo los deberes.

"La insegura situación económica y la crisis de la deuda estatal han minado la credibilidad de los bancos", atacaba de nuevo en el diario alemán, para matizar después que las medidas acordadas en Bruselas en junio para solucionar la crisis griega son "dignas de aplauso". Por países, Lagarde evitó valorar la situación concreta del país heleno, o de la vecina Italia, y se limitó a señalar que Alemania puede sufrir un enfriamiento en la demanda externa.

En cuanto a EE UU, Lagarde resumió la situación explicando que lo que el país sufre es "un problema de confianza".

la cifra

200 mil millones de euros, es el capital extra que necesitaría la banca europea, según el FMI.