Para mantener el empleo y las inversiones

Obama insta a aprobar la ley de transporte

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha expresado su intención de que el Congreso, cuando retome las actividades la próxima semana, apruebe una extensión de la ley de financiación de infraestructura de transporte para evitar así la pérdida de empleos.

"Permitir que esta ley caduque sería un desastre para nuestra infraestructura y nuestra economía", afirmó Obama en su discurso radiofónico semanal.

El presidente estadounidense señaló que, de no prorrogarse la ley, "casi un millón" de trabajadores perderían su puesto de trabajo en los próximos doce meses.

"No existe ninguna razón para poner más empleos en riesgo en una industria que ha sido una de las más fuertemente golpeadas en esta recesión", agregó.

Obama se refería así a una de las principales preocupaciones expresadas por los estadounidenses como es el desempleo, cuyos últimos datos oficiales sitúan la tasa de paro en 9,1%, y que se será objeto de un discurso presidencial el próximo 8 de septiembre ante el Congreso en el que presentará un plan para la creación de puestos de trabajo.

"Esto no es una cuestión demócrata o republicana. Es una cuestión americana", subrayó el mandatario.

La aprobación de la ley de transporte está encallada en el Congreso debido a los debates entre republicanos y demócratas acerca de la necesidad de reducir el déficit y la deuda de EE UU.

Los republicanos se han opuesto al desembolso de nuevos fondos con el argumento de que el país debe reducir el gasto público.

Obama informó de que se había reunido durante la semana con representantes del sindicato y de la Cámara de Comercio, quienes acordaron que es la importancia "crítica" de la renovación de la ley.

De no aprobarse, se detendrían de manera inmediata cientos de proyectos de construcción de autopistas, reparación de puentes, sistemas de transporte colectivo, entro otros.

"Necesitamos aprobar esta ampliación de la ley de transporte y poner a la gente a trabajar y reconstruir América. Debemos poner nuestras diferencias a un lado y hacer lo correcto para nuestra economía. Y ahora es el momento de actuar", concluyó.