Restauración

Una experiencia Brunch

El brunch.
El brunch.

De boca en boca, el Brunch está cada vez más de moda en España. Importado del mundo anglosajón, ya se ha colado en las cartas de muchos restaurantes nacionales. Uno de ellos, en el madrileño barrio de Malasaña, se ha ganado el favor de los críticos y la fama. Se trata de Nina, frente al teatro Maravillas. Un local original que recuerda al ambiente del Soho neoyorquino y ofrece menús de comida y cena y comidas a la carta.

Pero es su servicio de Brunch los fines de semana el que más atrae a los clientes. Solos, en pareja o en grupo, es posible disfrutar de la experiencia de 12 de la mañana a 15.30 horas de la tarde. Leyendo la prensa o manteniendo una tranquila conversación, la degustación transcurre entre una mezcla de sabores. Y es que el Brunch es una comida que sustituye al desayuno (breakfast) y al almuerzo (lunch) y por ello combina dulce con salado. Se empieza por el zumo, batido o yogur, café y una bandeja de mantequilla, mermeladas, queso y paté. Después un plato caliente. Destacan los huevos benedictine, que son huevos escalfados sobre pan tostado con jamón y salsa holandesa. Y se termina con un surtido de bollería y más café o té. Todo acompañado de una jarra de agua fresca y una amplia variedad de panes.

Se sirve en mesa -en otros restaurantes es habitual el buffet- y el precio es de 21,95 euros. Se recomienda reservar.