El Bundesbank recela de las compras de Trichet

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, expresó ayer su rechazo a que el BCE compre más deuda soberana de los países de la zona euro.

En un discurso pronunciado en Hanóver, Weidmann alertó del riesgo para la credibilidad del BCE si se excede en sus atribuciones y difumina las fronteras entre política monetaria y fiscal. "A la larga esto lastra la confianza en los bancos centrales y para la política monetaria es necesario volver a reducir los riesgos adicionales asumidos", explicó. Y añadió que las decisiones sobre más adquisiciones de riesgos deben ser aprobadas por los gobiernos y parlamentos, ya que solo así son legítimas democráticamente.

Bien diferente es la opinión de Andrew Balls, responsable de Europa de Pimco, una de las principales gestoras de renta fija del mundo. En unas declaraciones a la cadena de televisión Bloomberg comentó que las compras del BCE son "claramente lo adecuado".

En agosto el BCE retomó el programa de compras de bonos y en tres semanas ha adquirido 42.942 millones de euros, principalmente de deuda italiana y española, una intervención que ha contribuido a reducir la escalada de las primas de riesgo en Europa. En total el BCE ha empleado ya 115.000 millones desde mayo de 2010.