Quiere obtener el grado de inversión

Pernod-Ricard busca fórmulas para aligerar su deuda

Pernod-Ricard está explorando vías para reducir su abultada deuda y reducir su dependencia de los bancos.

El segundo mayor grupo europeo de bebidas espirituosas está decidido a entrar en el club de las empresas consideradas una inversión segura por las agencias de rating y para ello busca cambiar su perfil de deuda y reducir su pasivo, que se situó en más de 9.000 millones a junio, según aseguraron a Bloomberg directivos de la firma.

En estos momentos, todas las agencias que califican la compañía consideran sus bonos como inversión especulativa (bono basura), así que los planes pasan por reducir el endeudamiento con el flujo de caja que generan y el crecimiento de los beneficios, que en su último ejercicio fiscal cerrado (que finalizó el 30 de junio) crecieron un 10%, hasta 1.045 millones de euros.

Pernod-Ricard también busca reducir la dependencia de los préstamos bancarios en su deuda, que ahora suponen el 52%. Para ello pretende centrarse más en la emisión de bonos en el mercado. De ahí la necesidad de mejorar su rating.

En estos momentos, la compañía francesa se está beneficiando del crecimiento del negocio en los países emergentes, que compensan la caída en mercados como el español o el griego.