A pesar del alza de ingresos fiscales

El ministro alemán de Finanzas insiste en rechazar una rebaja de impuestos

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha insistido en su política de austeridad y ha vuelto a rechazar posibles rebajas tributarias pese al espectacular aumento de los ingresos fiscales en la primera mitad del año.

El jefe del Tesoro alemán ha subrayado en un acto en Berlín que la prioridad sigue siendo reducir el nuevo endeudamiento y comentó que "son muy reducidos los márgenes" para abordar una posible rebaja fiscal como exigen miembros del Partido Liberal, socio menor de la coalición que encabeza la canciller, Angela Merkel.

La recuperación económica de Alemania y el fuerte crecimiento registrado en el primer trimestre de este año están llenando las arcas públicas y han generado una fuerte reducción del déficit público que, en el primer semestre del año, se situó en el 0,6 por ciento del PIB.

La Oficina Federal de Estadística (Destatis) subrayó que se trata del porcentaje de déficit más bajo desde la primera mitad de 2008, antes de producirse la crisis financiera y económica mundial.

En el primer semestre de 2010 el déficit de Alemania alcanzaba el 3,1 % del PIB y en el segundo semestre se disparó incluso hasta el 5,4 %.

En términos absolutos el déficit bajó de 42.800 millones de euros hace un año a 7.200 millones de euros.

El objetivo del gobierno es terminar el año con un déficit del 1,5 por ciento del PIB, lo que ha sido calificado por el Bundesbank de realista siempre y cuando no surjan gastos imprevistos derivados de la crisis de la deuda en la eurozona.