Plan de austeridad

Trichet urge a Italia a cumplir sus objetivos de déficit

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, ha urgido a Italia a poner en marcha completamente el plan de austeridad de 45.000 millones planteado el 5 de agosto, plan que está siendo modificado por Roma durante su tramitación parlamentaria.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, ha urgido a Italia a continuar el proceso de reformas y cumplir con los objetivos de reducción de déficit, en una entrevista al diario Il Sole Ore. Trichet considera las medidas de austeridad propuestas por el Ejecutivo italiano a principios de agosto de extrema importancia y, en consecuencia, "es esencial que los objetivos anunciados sean completamente confirmados y puestos en marcha". El responsable de la política monetaria, además, señaló que el crecimiento económico italiano está siendo "decepcionante" y urgió a la aplicación de nuevas reformas estructurales.

Trichet no hizo referencia a la tramitación del plan de austeridad italiano para ahorrar 45.000 millones de euros que, tras ser anunciado el 5 de agosto, han sido modificado durante su tramitación parlamentaria, retirando una subida de impuestos para las rentas más altas y limitado la reducción de transferencias a los gobiernos regionales. Consejeros del BCE como Jan Nowotny han mostrado esta semana su preocupación por dichos cambios.

Con todo, desmintió que existiese una negociación entre Roma y el BCE para activar la compra de deuda italiana después de que el Gobierno de Berlusconi anunciase su plan de austeridad el 5 de agosto, a pesar de que poco antes había enviado una carta al Ejecutivo sobre posibles medidas a tomar ante la tormenta financiera y poco después el BCE inició la compra de deuda italiana.

"Veíamos una progresiva pérdida de confianza del consumidor, y sentimos que sería útil compartir con las autoridades italianas nuestras reflexiones sobre las medidas más apropiadas para restaurar la confianza del mercado. No hubo negociación", señaló. Por otra parte, el presidente del BCE insistió en que la solidez del euro "no está en discusión" y que la posición fiscal de la eurozona es mejor que la de otras áreas económicas.

Rechazo a los eurobonos

Trichet apoya la posibilidad de contar en el futuro con un ministro europeo de Finanzas, mientras que ha demostrado escasas simpatías hacia la propuesta de emisión de un ''eurobono'', ya que la zona euro ya puede emitir deuda garantizada por sus miembros a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y porque, en su opinión, cada país debe ser responsable de sus propias decisiones de política fiscal. "Es importante destacar que que el FEEF se financia a través de la emisión de bonos garantizados por los países europeos. El Consejo de Gobierno del BCE considera que es importante que cada país se sienta responsable de sus propias políticas fiscales", afirma el banquero.

El máximo responsable de la política monetaria de la zona euro recuerda que desde la introducción del euro la institución ha instado a los gobiernos a asumir, tanto individual como colectivamente, sus responsabilidades y subraya que, ya en 2005, el BCE defendió el cumplimiento estricto del Pacto de Estabilidad y Crecimiento en contra de las pretensiones de los grandes países del bloque. Asimismo, el presidente del BCE apunta la necesidad de que los gobiernos de la eurozona apliquen con rapidez, completamente y de manera exahustiva las decisiones adoptadas por el Eurogrupo el pasado 21 de julio.