Acreditar dificultades sociales añadidas y llevar 2 años en Cataluña, son las nuevas condiciones para recibir la renta mínima

Es una manera de frenar a los que cobran dicha ayuda y se marchan a su país

El decreto que ha aprobado la Generalitat y que revisa las condiciones para conceder la prestación básica a los solicitantes amplía el requisito de residencia en Cataluña de uno a dos años y remarca que, para poder recibirla, el aspirante tiene que acreditar dificultades sociales. Hoy, ante la puerta de la consejería de Bienestar y Familia y Empresa y Ocupación, seguían las pequeñas colas. Muchos de los que actualmente reciben la ayuda han recibido una carta citándolos a una entrevista en la que deberán acreditar que cumplen con los requisitos para ser beneficiarios de la misma. Otros se acercan preocupados por los documentos que necesitan para acreditar que llevan años residiendo en Cataluña.La Generalitat alega que la renta mínima se creó para personas en riesgo de exclusión como drogadictos, enfermos mentales o personas con familias desestructuradas. La crisis ha hecho que se le conceda a parados de larga duración. Por eso, asegura que la revisión era necesaria puesto que muchos desempleados se acogían a ella cuando se les acababa la prestación por desempleo. También es una manera de frenar a los que cobran dicha ayuda y se marchan a su país pues la renta de inserción implica que el beneficiario haga lo posible por encontrar trabajo y normalizar su vida. La reforma supondrá un ahorro de 53 millones de euros.