Los expertos prevén que inicie una racha bajista por la nueva situación económica

Agosto, punto de inflexión para el euríbor

Arrecian los riesgos de recesión y se alejan cada vez más las presiones inflacionistas y las expectativas de más subidas de tipos este año. El panorama para los próximos meses es el contrario que a principios de año y el euríbor toma nota. Los expertos ven en el recorte de agosto un cambio de tendencia que le llevará a cerrar 2011 por debajo del 2%.

El euríbor sigue encareciendo las hipotecas
El euríbor sigue encareciendo las hipotecas

¿Después de la tormenta llega la calma? En el caso del euríbor a doce meses parece que sí. Al contrario que los mercados financieros, el principal índice de referencia de las hipotecas, ha vivido un agosto tranquilo y cierra el mes en el 2,097%. Supone un ligero recorte respecto al nivel de julio, que fue el más alto de 2011 al alcanzar el 2,183%. Aunque no es el primer descenso del año -ya en junio dio un respiro-, los expertos ven en este movimiento de agosto un punto de inflexión, un posible cambio de tendencia tras la imparable escalada desde enero ante las presiones inflacionistas.

Y es que la situación ahora no tiene nada que ver con la de la primera parte del año. De una incipiente recuperación y una galopante inflación, se ha pasado a una desaceleración que amenaza recesión y una moderación de precios. El BCE es consciente y ha cambiado su discurso. Su presidente, Jean-Claude Trichet, ya ni siquiera mencionó este lunes en una comparecencia los riesgos inflacionistas y dijo que la evolución de los precios se "encuentran en estudio". Esto sugiere que las subidas de tipos este año pueden haber tocado su fin. Es más, algunos expertos las retrasan ya hasta 2013 e incluso no descartan recortes en caso de empeorar las perspectivas económicas.

El propio premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz exige al BCE que rebaje de nuevo los tipos porque considera que "la inflación no es precisamente el problema más acuciante de Europa". Por su parte, el FMI cree que la autoridad monetaria debe evitar, al menos, subirlos.

En este contexto, el euríbor, que suele anticipar los movimientos en los tipos de interés oficiales, no solo se estabilizará, sino que puede iniciar una senda descendente hasta cerrar 2011 por debajo del 2%, prevén los analistas. No obstante, la evolución del tipo hipotecario por excelencia dependerá del grado de deterioro económico y del mantenimiento de la estabilidad de precios.

"La menor inquietud sobre la inflación, la mayor preocupación económica y las tensiones en los mercados pueden aplazar cualquier decisión de subida de tipos hasta 2013", sostiene José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, que sitúa los descensos del euríbor hasta el 1,75-1,80%.

"Hay más riesgos de recesión que de inflación, y eso sí que frena la expectativa de subidas de tipos y también del euríbor", asegura Natalia Aguirre, de Renta 4. "Trichet dará sus nuevas previsiones de inflación en septiembre y todo dependerá de lo que diga, pero el mercado apuesta por la estabilidad y por los tipos en el nivel actual del 1,5% al menos hasta 2013", explica la analista, que se atreve a ir más allá. "Si se mantienen la desaceleración, la estabilidad de precios y las turbulencias financieras, no descarto que bajen los tipos, siempre y cuando la inflación (de la eurozona) se sitúe por debajo del 2%", apunta. "Ante un escenario de menor inflación y menor crecimiento sería factible que el mercado se decantara por una rebaja de tipos", asevera.

Soledad Pellón, de IG Markets, explica que el BCE con las dos subidas de abril y julio dio a entender que las perspectivas de crecimiento eran mayores de lo que realmente son. "Pero el panorama que se baraja ahora es diferente, ha cambiado a la baja, y si bien a principios de año se esperaban más subidas de tipos, ahora se piensa lo contrario", afirma. "Lo más probable es que los mantenga o se decida a bajarlos, lo que rebajaría también el euríbor", añade.

Sigue encareciendo las hipotecas

El descenso del euríbor en agosto aplaca los miedos del mercado, que veían en la subida de tipos un posible regreso a los niveles máximos de 2008. Pero seguirá encareciendo las hipotecas, ya que el índice todavía se sitúa por encima de los niveles de hace un año, cuando marcaba el 1,421%.

En concreto, en un préstamo medio de 120.000 euros, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), a un plazo de 25 años y con un diferencial del 1%, las cuotas hipotecarias se situarán a partir de agosto en 575 euros al mes, lo que supone un repunte de 42 euros respecto a lo que pagaba hace un año.