Según los fabricantes

España, el país con el carné de moto "más caro y difícil de Europa"

A partir de ahora, aquellos que quieran conducir las motos de mayor potencia deberán tener dos años de experiencia con el carné A2 y superar un curso de nueve horas de formación, entre teoría y práctica.

La Asociación Nacional de empresas del sector de dos ruedas, ANESDOR, ha denunciado que España se va a convertir en el país con el carné de moto "más caro y difícil de Europa", tras la aprobación este miércoles de una nueva orden ministerial en el Boletín Oficial del Estado.

A partir de ahora, las personas que quieran obtener el permiso A, que permite conducir las motos de mayor potencia, deberán cumplir la condición de tener dos años de experiencia con el carné A2, que permite conducir motos de potencia media no superior a 35 kw, y superar un curso de nueve horas de formación, entre teoría y práctica.

Así, critican que, tal y como establece el Reglamento General de Conductores (RGC), usuarios que necesariamente acumulan dos años de experiencia en conducción real con el permiso A2 "tendrán ahora que reexaminarse, abonar un coste que según se estima no será inferior a 700 euros y superar un mal llamado 'curso de formación'" en el que la Dirección General de Tráfico (DGT) se reserva la potestad de denegar el acceso al permiso.

Según apunta, la medida cuenta con la oposición del sector así como la de los sindicatos y de los usuarios de motocicleta, además de suponer "un nuevo golpe" contra el sector de las dos ruedas "llevado a cabo durante la era del señor Pere Navarro al frente de la DGT". Si bien reconoce que este nuevo sistema de formación cuenta con el beneplácito de las entidades que cobrarán por hacer los cursos, "a los que Tráfico ha querido publicitar como representantes de los usuarios".

De hecho, manifiesta que los sindicatos ya denunciaron su oposición a una normativa que creará más paro en un sector que ya ha perdido más de 12.500 empleos y en las matriculaciones acumulan una caída del 57 por ciento desde la introducción precipitada del nuevo esquema de permisos de conducción de moto.

"Con esta medida la DGT dificulta de forma injustificada el acceso a la moto y lo hace contraviniendo la Directiva europea. Este flagrante incumplimiento del derecho comunitario ha sido ya denunciado por ANESDOR ante la UE", agrega.

Por ejemplo, apunta que los motoristas españoles que tienen el carné A2 de moto pierden las coberturas del seguro al cruzar las fronteras del país y pueden ser castigados por conducir sin carné, ya que el A2 español no está reconocido en Europa, ni siquiera en los países con los que se comparte frontera.

"La superlicencia Pere Navarro, como la llaman irónicamente los usuarios de la moto en sus foros a esta nueva vuelta de tuerca puede suponer la puntilla para un sector del que todavía dependen 37.500 empleos y que afecta a un parque, según la DGT, de casi cinco millones de motos", ha concluido.