Sus acciones caen casi un 4%

Carrefour prevé ahora que su beneficio caerá un 15% lastrado por Francia

El grupo de distribución francés Carrefour, que había pronosticado un aumento del resultado operativo en 2011, advierte ahora que recortará un 15% su beneficio en el conjunto del año lastrado por la caída de la demanda en Francia.

Sede de Carrefour en París
Sede de Carrefour en París

Carrefour ha cambiado sus previsiones castigada por la caída de la demanda en el mercado francés. Advierte ahora que su beneficios se recortarán un 15% en el conjunto del año tras un pronóstico inicial de un aumento del resultado operativo en 2011.

El 'profit warning' de Carrefour no ha sentado bien a sus acciones, que bajan un 3,89% en el índice Cac de la Bolsa de París. Los títulos han llegado a caer un 4,5%.

El grupo destacó que sus ventas fueron "débiles" en Francia y precisó que en Europa la resistencia fue "buena". Grecia e Italia estuvieron por debajo de las expectativas. Asia y América Latina mostraron un "sólido crecimiento", agregó Carrefour en un comunicado, en el que destacó el especial auge de los hipermercados brasileños.

"Carrefour registró un crecimiento de sus ventas en el primer trimestre de 2011 sostenido sobre los mercados emergentes, pero los resultados no han sido satisfactorios, con una actuación decepcionante en Francia e importantes cargas no corrientes", dijo el presidente del grupo Lars Olofsson.

Carrefour explica que pondrá en marcha una nueva estrategia comercial en Francia, su principal mercado, para impulsar el crecimiento en "un entorno económico cada vez más difícil", dijo Olofsson.

El grupo ha perdido alrededor de un tercio de su valor de mercado este año por el mal comportamiento de sus tiendas en Francia. Los ingresos de explotación corriente se redujeron un 40% en Francia en la primera mitad del año.

Carrefour anunció hoy pérdidas por valor de 249 millones de euros en el primer semestre, tras registrar un beneficio neto de 97 millones de euros en el mismo período de 2010. Dejando de lado los elementos excepcionales, el beneficio neto del grupo se situó en 153 millones de euros.

El resultado del primer semestre se vio afectado por 844 millones de euros de cargas no corrientes -de las que 516 corresponden a depreciaciones de activos- y por una carga impositiva de 490 millones de euros, entre los que se cuentan 268 millones por el riesgo fiscal en España, agregó el distribuidor.

El grupo destacó que la facturación avanzó en el primer semestre un 2,3 %, hasta los 39.607 millones de euros.