Aumentan los partidarios de una tercera ronda de estímulos

La Fed duda sobre qué medidas adoptar para fortalecer la economía

La Reserva Federal ha publicado esta tarde las actas de su última reunión, celebrada el pasado 9 de agosto, en la que se decidió manterner los tipos de interés en torno al cero. Las conclusiones que se extraen de la documentación apuntan a que cada vez son más las voces que se alzan en pro de una tercera ronda de estímulos para EE UU.

Lo único que está claro es que nadie tiene claro cuál debería ser el siguiente paso para reactivar la economía estadounidense. Esta vaguísima conclusión es la que puede extraerse de las actas de la última reunión de la Fed, celebrada el pasado 9 agosto, que han visto la luz esta tarde.

Si se hila algo más fino, se pueden extraer cuáles son las propuestas de los banqueros del sistema central bancario estadounidense para fortalecer la economía, que incluyen más compras de activos o reducir los intereses de los excesos de las reservas que la Fed paga a los bancos.

Con todo, la solución más repetida -y que en la reunión demostró contar con un número creciente de adeptos-, es la de una tercera ronda de estímulos (QE3 por sus siglas en inglés). En un discurso pronunciado el viernes pasado, el presidente del sistema bancario central estadounidense, Ben Bernanke, le dejó una puerta entreabierta, y tras la publicación de las actas queda patente que son ya muchas las voces que se alzan para demandar su concreción.

El presidente de la Reserva Federal de Chicago (Fed) y el miembro con derecho a voto del Comité de Mercado Abierto del banco central estadounidense Charles Evans son algunos de los participantes que se pronunciaron a favor de un tercer paquete estímulos.

En opinión de Evans, una tasa de paro del 9,1% es "consistente con una recesión", mientras que los datos de inflación no son preocupantes, señaló el presidente de la Fed de Chicago en una entrevista con la cadena estadounidense CNBC, en la que defendió la posibilidad de aplicar más medidas de estímulo monetario.

"Un fuerte acomodamiento debe ser aplicado durante un periodo sustancial de tiempo", dijo Evans, quien destacó la importancia de hacer ver que estas condiciones estarán vigor por un largo periodo.

Más significativo incluso es el respaldo a esta posibilidad de nuevos estímulos mostrado por el presidente de la Fed de Minneapolis, uno de los tres miembros del banco central estadounidense que se opuso al anuncio de la Fed de que garantizaba tipos próximos al 0% hasta mediados de 2013.

El próximo capítulo se escribirá el 20 y 21 de septiembre, fecha en la que se celebrará la próxima reunión de la Fed, y a la que Bernanke apuntó como tope para dilucidar si finalmente llega el cada vez más esperado QE3.