Pequeños gigantes | Mobbeel Solutions

La contraseña más segura para el móvil está en los ojos

La extremeña Mobbeel Solutions ha desarrollado un sistema de autentificación de usuario a partir del iris del ojo que permite operar a través del teléfono celular de forma segura, sin necesidad de claves secretas

Se trata de que cuando vayas a autentificarte para operar desde un dispositivo móvil utilices como clave algo que tienes, no algo que sabes", explica José Luis Huertas, director general de Mobbeel Solutions, empresa radicada en Cáceres y que ha sido creada por cinco ingenieros informáticos extremeños. Este concepto, en apariencia simple, esconde un complejo desarrollo tecnológico que ha llevado tres años de investigación "y aún seguimos perfeccionando día tras día".

"Cada vez usamos el móvil para más cosas: correo, transacciones bancarias, compras, elaborar y guardar documentos..., y esto es solo el principio", comenta Huertas. De ahí nació la inquietud que se ha plasmado en sistemas de autentificación de usuarios mediante reconocimiento biométrico, que utilizan sobre todo el iris del ojo, por ser único y distinto en cada persona.

"Vimos que crecían las aplicaciones pero los sistemas de protección de la información seguían siendo los mismos, por pin o contraseñas", apunta. Y añade: "Es un sistema inseguro, porque ¿cuántas contraseñas tenemos que recordar para iniciar el móvil, el ordenador, usar la tarjeta, acceder al correo, entrar en nuestras cuentas bancarias, proteger documentos, etcétera? La mayoría de la gente opta por repetirlas y no las cambia cada poco tiempo, con lo que somos muy vulnerables a los intrusos".

Operadoras de telefonía y grupos financieros están negociando con la empresa el uso de la aplicación

Al principio, los cinco ingenieros, que se conocieron trabajando en la factoría de software de Insa, filial de IBM, en Cáceres, abordaron la labor de desarrollar una aplicación segura en sus ratos de ocio. "Pero la tarea y las peticiones de información nos desbordaban, así que nos planteamos: o lo dejamos o nos metemos de lleno". Por lo que abandonaron su trabajo en Insa y con el apoyo del programa Neotec del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y de la sociedad pública extremeña de capital riesgo Extremadura Avante, lograron la financiación. "Esta fue necesaria porque nos dio dos años de margen para dedicarlos a la investigación, hasta contar con un prototipo que se pudiese vender".

Y es la fase en la que se encuentran ahora. "Es que arrancamos en una época muy mala, en la que nuestros clientes potenciales -bancos, operadoras de telefonía y fabricantes de terminales- mostraban interés, pero no iban más allá; bastante hacían con mantener lo que tenían", comenta Huertas. Por eso es que la apuesta de su primer cliente real, Bankinter, ha sido tan importante para el futuro de la empresa. "La banca es muy conservadora, se interesa pero quiere que otro lo pruebe antes, así que ha sido nuestro primer caso de éxito, el que puede abrirnos puertas".

Bankinter ha puesto a disposición de sus clientes la aplicación para operar en Bolsa. Esta permite utilizar el móvil para verificar la identidad del usuario. "Haces la operación que desees, y cuando te pide confirmación, acercas la cámara del móvil al ojo, te reconoce y la autoriza", explica el director de Mobbeel.

Tecnología única

Huertas explica que eligieron el iris del ojo porque "es todavía más seguro que la huella dactilar, más 'único' e imposible de suplantar". El sistema "es novedoso, no existe en ningún otro lugar". Hay otros sistemas de autentificación de usuario por escáner de iris, "pero necesitan un hardware específico, mucha capacidad de memoria y un entorno controlado en cuanto a distancia e iluminación, mientras que el nuestro funciona con la cámara de un smartphone, a distintas distancias y sean cuales sean las condiciones de luz, sin necesidad de dispositivos añadidos, con un software fácil de implantar y de muy bajo coste para el usuario".

Gracias a la experiencia con Bankinter, las puertas se han ido abriendo. "Ya tenemos contactos avanzados con otros bancos, operadoras de telefonía que quieren ofrecerlo como servicio añadido y fabricantes de móviles que pretenden instalarlo en serie en los terminales".

También se puede utilizar la voz, la firma o los rasgos faciales

"Nuestro sistema de seguridad es integral, es decir, hemos desarrollado distintas tecnologías fácilmente aplicables, todas basadas en el reconocimiento biométrico, que se complementan", explica José Luis Huertas. Así, al sistema por iris, el más seguro y avanzado, se añaden otros por voz, por la firma o por los rasgos faciales.

"El sistema analiza la voz, determina sus parámetros y los memoriza. Es algo imposible de imitar. En cuanto a la firma, no se trata de la forma, porque una firma puede imitarse siendo hábil y paciente, sino que toma como indicadores características únicas: velocidad, profundidad y dirección del trazo, entre otras, que son casi inimitables. Ahora estamos desarrollando también el reconocimiento facial, que contiene rasgos únicos para cada persona".

Dado que para ninguno de estos sistemas es necesario contar con un hardware específico, sino con un software que ocupa poca memoria y es barato y fácil de instalar, el director de Mobbeel asegura que son complementarios: "Puedes instalarlos todos y usarlos a conveniencia, según el lugar donde estés, el ruido que haya, la luz, tu propio estado físico, etcétera".

Los principales fabricantes de smartphones del mundo ya han entablado contactos "serios" para implantar de serie los sistemas. "Sí, hay negociaciones avanzadas, pero no podemos decir más. Lo primero que hacen es hacerte firmar un contrato de confidencialidad, pero en los próximos meses es casi seguro que habrá resultados", asegura Huertas.

También hay operadoras de telefonía y empresas de otros sectores, sobre todo del financiero, que ven en Mobbeel un sistema para ampliar sus servicios de manera espectacular a un coste bajo para el cliente y con unos parámetros de fiabilidad inmejorables.

Datos básicos

Google. La idea nació de un concurso convocado por Google para desarrollar aplicaciones para su sistema Android. Mobbeel estuvo en la final mundial y, "por el impacto mediático que tiene todo lo que hace este gigante, se disparó el interés". Ahora la aplicación también está disponible para iPhone y se trabaja en desarrollos para Blackberry, Symbian, Maemo, Bada y Windows Phone 7.

Silicon Valley. "Sí, hemos tenido ofertas serias para trasladarnos a Silicon Valley, donde habría más oportunidades y la opción de entrar en contacto con las mejores empresas del mundo, pero de momento seguimos aquí", apunta Huertas, y añade: "Además, cada vez es menos importante la ubicación física de la empresa; por eso, aunque nuestro mercado no esté en Extremadura, apostamos por quedarnos y crear un buen clima de trabajo, lo que no quita que abramos oficinas comerciales por todo el mundo".

Fichajes. Mobbeel triplicará su plantilla con la contratación de expertos en biometría, desarrolladores de aplicaciones para móviles e ingenieros. "El requisito es que sean mejores que los que ya estamos, porque queremos retener aquí el talento, que se encuentren a gusto".

Seguridad. "Cada vez hay más ataques a los correos personales, más vulneraciones de seguridad. Normalmente, la operativa es quitar pequeñas cantidades a mucha gente para evitar que se compliquen con denuncias. Esto puede retraer un mercado en expansión. Sin embargo, nuestros sistemas garantizan una invulnerabilidad casi absoluta -nunca se puede decir que al 100%- y en todo caso, muchísimo mayor que con los sistemas de pin, contraseñas, tarjetas de coordenadas y similares".

Premios. Entre otros reconocimientos, Mobbeel ha sido finalista mundial del Android Development Challenge, en el que compitió con las mejores tecnológicas del mundo, y ganadora del BBVA Open Talent, Campus de Emprendedores Seed Rocket y Emprendedor XXI, entre otras distinciones.