Retrospectiva

Yayoy Kusama vs. el mundo

El Museo Reina Sofía de Madrid celebra la trayectoria de una de las artistas más prolíficas, intensas y profundas de nuestro tiempo a través de una retrospectiva que recoge sus obras más destacadas.

Yayoi Kusama
Yayoi Kusama

El mundo imaginario de la japonesa Yayoi Kusama (Matsumoto, 1928) es la narración de su lucha con el mundo exterior. Formas interminables que se curvan, se reflejan y se reproducen infinitamente; infinitos falos que se erigen mostrando su poder aplastador sobre una pequeña mujer; una mujer que se repite eternamente en forma de puntos; puntos que se extienden y crean un multiverso ilimitado.

Bajo la explosiva superficie de su obra, la historia de Kusama no queda, en el fondo, lejos de la historia moderna en femenino. El salto de una pequeña y tradicional ciudad japonesa a la Gran Manzana, el corazón de la modernidad, y la consecuente apertura de nuevos horizontes. Pero también la aparición del aislamiento, y la reducción del yo a una diminuta mota de polvo en el inmenso cosmos.

De ahí, y por decisión propia, al sanatorio. Las alucinaciones que le habían acompañado durante toda su vida se intensifican hasta volverse insoportables. En 1973, después de 18 prolíficos años en Nueva York -donde se rodeó de la vanguardia artística, a la que ella misma contribuyó en gran medida- vuelve a su Japón natal, donde aún a día de hoy continúa trabajando.

La intensidad de su creatividad la sobrecoge. El dolor nacido de su fértil ficción la retuerce. En sus últimos años en EE UU da el salto de las artes plásticas a la literatura. Necesita dar salida a los monstruos que la devoran por dentro, no importa el cómo. Si ella no los hace reales, serán ellos quienes tomen vida propia.

El museo Reina Sofía en Madrid ha querido rendir homenaje a una de las grandes figuras del arte contemporáneo a través de una retrospectiva que recoge hasta el 12 de septiembre algunos de sus trabajos más destacados. En sentido cronológico, la muestra incluye pinturas, esculturas e instalaciones clave en la carrera de la artista. En sus espacios inagotables, el espectador puede perderse para encontrar la esencia de Kusama, la mujer contra el mundo.