Evalúa todas las opciones

Saab estudia la suspensión de pagos para asegurar su continuidad

Swedish Automobile confirma que continúa manteniendo diferentes reuniones con el fin de encontrar y asegurar financiación tanto a corto como a largo plazo.

La firma automovilística sueca Saab, propiedad del grupo holandés Swedish Automobile (antigua Spyker), ha asegurado que está evaluando "todas las opciones" posibles para asegurar la continuidad de la empresa, entre las que se incluye la posibilidad de declararse en suspensión de pagos, informó la marca en un comunicado.

La corporación sale al paso de esta forma de diferentes informaciones que aseguraban que la compañía tenía intención de acogerse al concurso de acreedores, con el fin de solucionar la difícil situación por la que atraviesa.

"Swedish Automobile está al tanto de las informaciones de ciertos medios de comunicación suecos relacionados con la posible solicitud de Saab Automobile para acogerse de forma voluntaria a una reorganización bajo la ley de Suecia", explicó la empresa.

Asimismo, confirmó que actualmente continúa manteniendo reuniones con diferentes partes con el fin de encontrar y asegurar financiación tanto a corto como a largo plazo para Saab Automobile que permita retomar y mantener la producción de su planta de Trolhättan, que está suspendida desde hace varias semanas por problemas con los proveedores.

"En orden de asegurar la continuidad de Saab Automobile, Swedish Automobile y Saab están evaluando todas las opciones. Swedish Automobile actualizará el mercado en caso de nuevos desarrollos", aseguró la empresa.