Nueva era en el sector tecnológico

El rey Midas de la tecnología conocido como Steven Paul Jobs

La decisión del alma de Apple de abandonar su cargo pone en duda su salud y supone el adiós de un icono.

¿Empresario o dramaturgo? Steve Jobs es uno de los empresarios más carismáticos del mundo. Un rey Midas que ha logrado convertir una empresa nacida en un garaje en una seria aspirante a ser la compañía con mayor valor bursátil de Estados Unidos (actualmente es Exxon Mobil).

Su nombre es un sinónimo de éxito. Todo lo que cae bajo su estela se convierte en un rotundo éxito de ventas, incluso aunque no esté realizado por él. El próximo 21 de noviembre saldrá a la venta su última biografía, Steve Jobs, de Walter Isaacson.

El libro, de 448 páginas, aún no ha llegado a las estanterías pero ya se ha convertido en un fenómeno de ventas a través de Amazon, sitio web en el puede reservarse y donde llegó a situarse en la lista de los 100 libros más vendidos.

APPLE INC. 143,43 0,34%

En el mercado se pueden encontrar varias biografías sobre el empresario, pero ninguna de ellas ha sido autorizada personalmente por el californiano. En esta ocasión, el libro está basado en medio centenar de conversaciones entre el escritor y Jobs, que abarcan un periodo de dos años y más de 100 entrevistas realizadas a su entorno: familia, amigos, competidores y detractores.

Su nombre está ligado al de Apple. Cofundador de la tecnológica en 1976 junto con Steve Wozniak y uno de los responsables de la revolución de la informática de consumo llevada a cabo a finales de los 70 y durante la década de los 80, Jobs se ha convertido para muchos en algo así como un líder espiritual de las nuevas tecnologías gracias al desarrollo progresivo de ordenadores de sobremesa, portátiles y dispositivos como el iPod, el iPhone o el último de ellos, el iPad, en sus diferentes versiones.

La vuelta triunfante a Apple

Una unión, entre empresario y compañía, que se quebró durante doce años, entre 1985 y 1997, cuando salió de Apple para fundar NeXT y crear Pixar y que según los analistas se culminó hace una semana, cuando Apple logró convertirse en la primera empresa por capitalización bursátil en Estados Unidos, adelantando por primera vez a la petrolera ExxonMobil.

Sin duda, la biografía entrará a analizar el estado de salud de Steve Jobs, uno de los debates que más ha dañado a la empresa en los últimos años. Jobs, que tiene 56 años, estuvo de baja médica entre 2004 y 2007 como consecuencia de un cáncer, una convalecencia que se ha vuelto a repetir en el último año.

Su última aparición, el pasado junio, en la presentación del iCloud, supuso un cambio de tendencia con respecto a la estética que predomina en las presentaciones de Apple. Jobs apareció y saludó a los presentes, pero dejó el peso de las novedades a su equipo.

Meses antes, reapareció para presentar el iPad 2, después de unos meses de baja, para alivio de analistas y fans, que habían visto días antes a un demacrado Jobs en un encuentro con el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. A tal punto ha llegado la Jobs' addiction que los títulos de Apple se ven afectados tanto al alza como a la baja por las noticias sobre el estado de salud del californiano.

Un simple jersey negro, teatro y secretismo

Escuelas de negocios y tesis doctorales han analizado la personalidad de Steve Jobs y la construcción de su figura como indiscutible líder de Apple.

Abhimanyu Sharma analiza en la tesis Drama, Narrative and Charismatic Leadership: The case of Steve Jobs la importancia y la forma de los mensajes lanzados por Jobs en cada uno de sus actos públicos, en los que recurre al uso de técnicas narrativas y teatrales para conquistar a su público, y donde la puesta en escena juega un papel tan fundamental como su uniforme habitual: vaqueros Levi's, un jersey negro arremangado y zapatillas.

El documento profundiza en el lenguaje utilizado por el californiano y en la forma de dialogar con todos sus públicos: empleados, inversores, analistas y medios.

Su autor hace referencia también al secretismo que utiliza la compañía de la manzana en todos sus lanzamientos. Una constante que vuelve a repetirse con cada producto y que ahora, en la antesala de la llegada al mercado del iPhone 5 se ha vuelto a repetir.

Medios de comunicación e innumerables blogs tecnológicos se afanan por poner fecha al lanzamiento del nuevo dispositivo móvil de Apple basándose en el menor indicio, como los encargos de material realizados por la compañía o en la contratación de personal por parte de las operadoras que lo comercializarán.