El Ejecutivo renuncia a subir el IRPF o a resucitar el Impuesto de Patrimonio

El Gobierno deja intactas las fortunas de los ricos

España no ha seguido la senda abierta por otros países de pedir un esfuerzo adicional a las mayores fortunas para salir antes de la crisis.

El portavoz del Gobierno, José Blanco, y el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
El portavoz del Gobierno, José Blanco, y el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Otra vez, la posibilidad de imponer una mayor carga fiscal a los que más tienen para equilibrar los esfuerzos para salir de la crisis entre todos los sectores no ha salido adelante. No es la primera vez que el Consejo de Ministros tiene esta opción encima de la mesa y este viernes, como ya sucedió en el pasado, los ricos han salido indemnes de la peor tormenta financiera que se recuerda en los países desarrollados.

Ni el paso adelante que dieron los ricos franceses esta misma semana para pagar más impuestos, y que fue asumido en cuestión de horas por las autoridades galas, ni la iniciativa italiana en este mismo sentido han convencido a las autoridades españolas. El Gobierno, al que muchos sectores de su propio partido, el PSOE, hace tiempo que le piden un guiño hacia la solidaridad repartida entre todos, ha vuelto a dar marcha atrás.

Las posibilidades que había encima de la mesa eran varias. ¿Las principales? La revisión del IRPF para las rentas más altas y resucitar un Impuesto de Patrimonio retocado para que solo afectara a fortunas a partir de un nivel elevado. Ninguna de las dos fue aprobada hoy.

Incluso la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Elena Salgado, había dejado abierta la posibilidad de revisar la fiscalidad de las altas fortunas en una entrevista esta misma semana. Pero no hubo ni una palabra sobre ello en la presentación de las medidas tomadas en el Consejo de Ministros. La expectativa era tal que la primera pregunta de los periodistas a José Blanco, ministro de Fomento y portavoz, fue sobre este tema. "Es evidente que en el Consejo de Ministros de hoy no se ha abordado este asunto, porque si no se lo habría contado", zanjó el alto cargo.

En mayo del año pasado, durante uno de los momentos más duros de la crisis, cuando el Gobierno tomó la decisión de recortar los sueldos de los funcionarios e incluso se tocaron las pensiones, también se puso encima de la mesa del Consejo de Ministros un impuesto especial a los más ricos. No salió.

Tampoco se han tocado los impuestos especiales. Por ahora, el alcohol y el tabaco seguirán costando lo mismo.