Los eternos rivales abren un nuevo mercado

Slim y Telefónica se pelean en Costa Rica antes de arrancar

La operadora de Carlos Slim, América Móvil, y Telefónica llevan su rivalidad dondequiera que vayan, incluso allí donde ninguna de ellas opera todavía.

Son las principales competidoras en el mercado celular latinoamericano. América Móvil, propiedad del magnate mexicano Carlos Slim -el hombre más rico del mundo, según el ranking de la revista Forbes-, es el líder celular en la región en el cómputo global por número de clientes. Telefónica (conocida como Movistar) es la segunda, pero en algunos países, como en el nada desdeñable Brasil, va por delante de su competidor.

Esta rivalidad hace que la española y la mexicana luchen por cada cliente, allí donde esté. Pero también ha provocado no pocas contiendas en los tribunales. En México, por ejemplo, las denuncias de Telefónica a la actitud monopolística de América Móvil, que controla más del 70% del mercado celular azteca, y a las zancadillas que asegura que le pone a cada paso son constantes.

Pero el último episodio protagonizado por los dos gigantes del móvil va más allá. América Móvil y Telefónica han sido las ganadoras de dos licencias de móvil en Costa Rica que arrancarán antes de que termine este año. Eso significa que no tienen ni un solo cliente todavía, que no venden servicios y que no se disputan contrato alguno. Pero eso no ha impedido que comiencen a pelearse la una contra la otra.

Quien ha abierto el fuego ha sido América Móvil (que en Costa Rica operará con el nombre de Claro). Según ha publicado el diario local La Nación, la mexicana ha presentado una apelación ante la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), el regulador del sector, en la que denuncia el acuerdo de interconexión que ha suscrito Telefónica con el ICE, el Instituto Costarricense de Electricidad, que hasta ahora tiene el monopolio en el país.

Este acuerdo es vital porque las compañías tienen que pactar las condiciones y los precios del uso de las redes. De hecho, América Móvil tiene que firmar ella también uno con el ICE, pero la mexicana asegura que el que han rubricado Telefónica y el todavía monopolio tiene condiciones ilegales y de concertación de precios.

Ahora, será la Sutel la que tenga que decidir si es así y, en caso de que esté de acuerdo con América Móvil, Telefónica tendrá que firmar un nuevo contrato.