L'Oréal, Orange o Danone, entre los firmantes de la carta a Sarkozy

Millonarios y empresas de Francia piden pagar más impuestos para ayudar al país

Los grandes empresarios franceses han tomado conciencia de la necesidad de arrimar el hombro entre todos para cuadrar las cuentas del país, para lo que han solicitado pagar más impuestos a través de una contribución especial que grave a las rentas más elevadas.

Millonarios y empresas de Francia piden pagar más impuestos para ayudar al país
Millonarios y empresas de Francia piden pagar más impuestos para ayudar al país

Algunas de las mayores fortunas francesas publicaron ayer una carta en la que solicitaban al Gobierno galo el establecimiento de una "contribución excepcional" para las rentas más altas que sirva para realizar un "esfuerzo solidario" necesario para el futuro económico del país.

Entre los firmantes del manifiesto se encuentran la multimillonaria heredera de L'Oréal, Liliane Bettencourt, decimoquinta fortuna del mundo según Forbes, así como los patrones de la petrolera Total, el grupo hotelero Accor, el alimentario Danone, el banco Société Générale, el operador de comunicaciones Orange, la aerolínea Air France-KLM o el fabricante automovilístico PSA Peugeot-Citroën. Así, hasta un total de 16 firmantes comprometidos con la estabilidad financiera del país. Francia se ha enfrentado en las últimas semanas a una escalada de la prima de riesgo, que unido al parón de su economía (creció un 0% en el segundo trimestre), han alentado la incertidumbre sobre la salud financiera del país.

"Somos conscientes de que nos hemos beneficiado plenamente de un modelo francés y de un entorno europeo con los que estamos comprometidos y que queremos ayudar a mantener", afirmaron ayer las grandes fortunas en una carta, publicada en el semanario Le Nouvel Observateur. Los firmantes pidieron que este impuesto sea de "proporciones razonables" para evitar la fuga de capitales y reconocieron que esta contribución "no es una solución en sí misma, sino que necesita de un esfuerzo reformista amplio, tanto de los gastos, como de los ingresos".

Buffett abrió el debate en EE UU y los empresarios de Italia están dispuestos a comprar deuda

Antecedentes

En las últimas jornadas se ha vivido un hecho excepcional, y es que algunos millonarios pidan que les suban los impuestos. Este hecho insólito pone de manifiesto que se han concienciado del mal momento que viven las economías desarrolladas, que están entrando en una fase de desaceleración. Ante las dificultades a uno y otro lado del Atlántico, el multimillonario Warren Buffett, tercera fortuna del mundo según Forbes por detrás de Carlos Slim y Bill Gates, pidió sin rodeos que el Congreso deje de "mimar" a los ricos. "Es hora de que nuestro Gobierno se tome en serio lo del sacrificio compartido", solicitó el magnate, lo que generó duras críticas por parte de otros millonarios, como Steve Forbes, quien declaró que "si Buffett quiere ceder su fortuna, estoy seguro que será bien recibida".

Algo similar ocurrió el pasado 8 de agosto en Italia, cuando varios empresarios del país se mostraron dispuestos a comprar deuda pública para ayudar al país ante la escalada que sufrió su prima de riesgo. Entre los empresarios firmantes estaban los presidentes de Ferrari, Luca Cordero di Montezemolo, de Tod's y de la petrolera Eni. "Si Italia nos necesita, nosotros estamos ahí" afirmaron.

Dos días después, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, contrapuso la buena voluntad de los grandes empresarios italianos con la protesta de la CEOE ante la decisión del Ejecutivo de adelantar el cobro del Impuesto de Sociedades de las grandes empresas.

Hoy, el plan de ajuste

Además de los industriales citados, también suscriben la propuesta francesa, Marc Ladreit de Lacharrière, presidente de Fimalac, la matriz de Fitch; Maurice Lévy, presidente y consejero delegado de Publicis; Claude Perdriel, presidente del consejo de supervisión de Nouvel Observateur; Jean Peyrelevade, presidente de Leonardo & Co France; Louis Schweitzer, de Volvo y AstraZeneca; Marc Simoncini, presidente de Meetic.

El Gobierno francés tiene previsto anunciar hoy su paquete de medidas de ajuste para a reducir el déficit público al 5,7% del PIB este ejercicio, al 4,6% el próximo año y alcanzar el 3% en 2013. La prensa gala especula con la imposición de un tributo especial a las rentas superiores al millón de euros.