La semana anterior fueron 22.000 millones

El BCE compró la semana pasada 14.291 millones de deuda pública

El Banco Central Europeo (BCE) ha vuelto a intervenir en el mercado secundario de deuda pública. La última compra de bonos (la segunda semana de agosto) benefició a la subasta del Tesoro español. El emisor volverá a aprovecharse del movimiento del BCE en su cita de mañana con el mercado.

El Banco Central Europeo (BCE) volvió a intervenir la semana pasada en el mercado secundario de deuda pública. Adquirió 14.291 millones de euros en deuda soberana, especialmente de países como España e Italia, según anunció este lunes la entidad presidida por Jean Claude Trichet. Tras dos semanas consecutivas de acción, suma ya un total de 110.500 millones de euros adquiridos desde mayo de 2010 en el marco de su programa de compra de bonos en los mercados secundarios de deuda.

De este modo, el BCE confirma su decidida intervención en los mercados secundarios de deuda tras invertir la semana anterior 22.000 millones de euros en la compra de bonos, la cifra más elevada desde el lanzamiento del programa en mayo de 2010. El movimiento de semana pasada coincidió con la víspera de una emisión española de letras a 12 y 18 meses. La mayor parte de los 22.000 millones de euros se habían concentrado en deuda pública italiana y española. El respaldo del organismo permitió al Tesoro español adjudicar cerca de 5.700 millones de euros con menores intereses que la cita anterior.

La subasta de mañana (letras a tres y seis meses) es la última de agosto y la primera tras la aprobación el pasado viernes de un paquete de medidas para reducir el déficit público. En la anterior subasta de letras a tres y seis meses, que tuvo lugar el 26 de julio, antes del movimiento del BCE, el Tesoro español tuvo que elevar por octava vez consecutiva el interés de su emisión, para la que encontró menor demanda que en pujas anteriores.

Otra de las bondades de la decisión del organismo presidido por Jean-Claude Trichet fue la estabilización del riesgo país de los Estados afectados. La prima de riesgo de España, el interés extra que exigen los inversores por comprar bonos nacionales a diez años comparado con los alemanes, se redujo tras la intervención hasta los 260 puntos básicos, después de haber alcanzado a comienzos de julio los 400 puntos básicos. La prima italiana se enfrió también más de 100 puntos básicos.

El BCE pretende neutralizar el efecto de sus adquisiciones. El instituto emisor europeo llevará a cabo este martes una operación para captar depósitos a una semana a un tipo fijo del 1,50% y por importe de 110.500 millones de euros.