Agosto, un mes para olvidar