Las pequeñas centrales ganan terreno a los dos grandes sindicatos

CC OO aventaja en 5.370 delegados a UGT, que recorta un 6% la diferencia

Comisiones Obreras (CC OO) sigue siendo el primer sindicato del país, con 119.167 delegados, lo que supone 5.370 más que la Unión General de Trabajadores (UGT). No obstante, esta diferencia a favor de CC OO se ha recortado un 6% en el último año. Además, en términos generales el número de representantes sindicales se redujo un 5,7%. Los pequeños sindicatos ganan terreno a los grandes.

En España hay 14.433.144 asalariados y 314.070 delegados sindicales, lo que significa que existen 46 trabajadores por cada representante sindical, según los datos oficiales del Ministerio de Trabajo.

Como no podía ser de otra forma, la crisis tampoco ha sido ajena a este colectivo. Cuando a mediados de 2008 se inició la caída en picado de la economía, el número de delegados sindicales era de 322.930, y a 30 de junio pasado sumaban 314.070, un 2,7% menos. Si bien esta reducción del número de representantes sindicales ha sido inferior al recorte del empleo, que en este mismo periodo ha experimentado un descenso del 9%, perdiendo casi 1,5 millones de asalariados cotizantes a la Seguridad Social.

La principal causa de que la cantidad de delegados sindicales no se adelgace en parecida proporción al empleo es que la ley protege a estos trabajadores frente al despido, por lo que el recorte de estos representantes durante la crisis solo es atribuible a la desaparición de empresas o al hecho de que el número de delegados disminuye proporcionalmente con el número de trabajadores de la empresa, que sí están expuestos a los despidos.

De igual forma, la crisis no ha hecho el mismo daño a todos los sindicatos. Según los últimos datos oficiales de elecciones sindicales actualizadas a 30 de junio de este año, Comisiones Obreras (CC OO) sigue siendo la central más representativa, con 119.167 delegados, lo que supone 5.370 más que UGT (113.797 representantes electos). No obstante, esta diferencia ha vuelto a acortarse, ya que en junio de 2010 CC OO aventajaba a UGT en 5.713 representantes.

Esta brecha a favor de Comisiones comenzó a reducirse en 2008, cuando esta ventaja ascendía a 6.866 delegados, coincidiendo con la marcha de la secretaría general de José María Fidalgo y el inicio de la crisis económica. En cualquier caso, CC OO aventaja a UGT en número de delegados en las federaciones de banca, enseñanza, construcción, química, industria, sanidad y actividades no clasificadas. Mientras que UGT prevalece en agroalimentaria, hostelería, servicios públicos y actividades diversas.

En este último año ha operado otro cambio significativo en el mapa de la representación sindical. Los dos grandes sindicatos de clase, CC OO y UGT, han cedido terreno en favor del resto de centrales de menor tamaño y sectoriales. Así, mientras que CC OO y UGT concentraban en 2010 el 76% de los delegados frente al 24% de los pequeños, en junio pasado los grandes redujeron su presencia dos puntos, pasando al 74% frente al 26% de las centrales de menor tamaño.

Dicho esto, hay sectores de actividad en los que tradicionalmente CC OO y UGT no son mayoritarios. Es el caso de la enseñanza, donde el resto de centrales ya cuenta con el 51,2% de representatividad. En menor medida, los trabajadores de la sanidad están representados por sindicatos más pequeños en un 37,7%, frente a una presencia del 31,6% de CC OO y del 30,5% de UGT.

El futuro sindical pasa por reinventarse o morir

Los dirigentes sindicales no son ajenos a las fuertes críticas a su labor que en los últimos tiempos vienen escuchando desde muy distintos sectores de la sociedad. En lugar de reforzar el sentimiento de clase, la crisis parece que ha llenado de escepticismo a los trabajadores. Así, lejos de haberse producido una vuelta al sindicato por la amenaza de los despidos, la clase trabajadora parece haber dado por perdida la lucha sindical. Así lo indica el que no se haya registrado un claro aumento de la afiliación en tiempos de crisis.

Por primera vez, el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y su secretario de comunicación, Fernando Lezcano, admiten públicamente en un artículo la necesidad de "repensar el sindicato". En concreto, los dirigentes apuestan por "valorar si nuestro discurso, nuestra práctica y nuestras estructuras organizativas son las adecuadas".

Esta reflexión se produce en un momento en el que los sindicatos están siendo incluidos en el saco de los partidos políticos en el clima generalizado de indignación ciudadana con las instituciones.

El que UGT esté acortando distancias y términos de representatividad y que los sindicatos más pequeños estén ganando terreno a los dos grandes son también dos motivos susceptibles que generan una reflexión interna en Comisiones Obreras. De momento, junto a esta declaración pública de la cúpula, CC OO ha preparado una gran concentración de delegados para el próximo 24 de septiembre en la madrileña Plaza de Vistalegre en la que espera reunir a 20.000 de sus representantes electos. "En esta reunión va a haber mensajes fuertes y claros" al Gobierno saliente y advertencias al entrante, aseguran fuentes de Comisiones.