Se adapta a los tiempos

Cadillac también se pasa al eléctrico

La marca de General Motors presenta el prototipo ELR, un modelo con un motor principal eléctrico y otro de gasolina que sólo funciona al agotarse las baterías.

Cadillac ha sido durante décadas uno de los símbolos de la automoción norteamericana. Sus modelos representaban todo lo que el conductor estadounidense demanda: amplias dimensiones, potentes motores sin reparar en los consumos... Pero hay que adaptarse a los nuevos tiempos, y Cadillac no tenía por qué ser menos. Aunque el 'Cadillac solitario' de Loquillo y el de otros tantos conductores tendrá poco o nada que ver con ésta unidad.

La marca de General Motors ha presentado su prototipo ELR, un modelo coupé eléctrico con autonomía extendida. Es decir, no es coche eléctrico 100%. Posee dos motores, uno accionado mediante energía eléctrica gracias a su batería de litio, y otro de gasolina de cuatro cilindros, que únicamente entra en funcionamiento cuando la energía de la batería llega a su fin, permitiendo recorrer más distancias. Durante el funcionamiento de la mecánica eléctrica, el vehículo no produce emisiones al no utilizar nada de gasolina.

La compañía no ha anunciado cuándo comenzará su producción y comercialización, por lo que tampoco han trascendido más detalles como equipamientos o precios aproximados.

Todo un paso para una marca icónica de la época de los "muscle cars", vehículos deportivos estadounidenses equipados con motores de gran potencia, generalmente V8 y con varios centenares de caballos de potencia. Si bien Cadillac no fue una marca que produjera este tipo de vehículos en su concepción natural, ya que sus modelos contaban con elementos más lujosos, sí que puede considerarse como una de las que rodean un segmento que cuenta con una amplísima legión de incondicionales.

Entre sus últimos modelos, se encuentra el CTS-V, una berlina con motor de 564 caballos de potencia, 6,2 litros y ocho cilindros en V que consume unos 15 litros a los 100 km.