Pistas

Los aficionados harán suyos los dorsales de sus ídolos

Una nueva firma con vocación internacional propone una original esponsorización para particulares

De manera muy gráfica, Raúl G. del Río explica la idea en que se ha embarcado. Un aficionado en una pequeña población argentina exhibe en su smartphone la imagen de la camiseta de Lionel Messi. En un rincón del dorsal, ampliable en el teléfono, aparece el rostro del seguidor. Esa es la propuesta original de Isupporter, una empresa que ha creado un original sistema de comercialización de las camisetas, Playing2, que es compatible con la normativa y no compite con la publicidad convencional de los sponsors, en un tiempo en que los ingresos suplementarios son más que bienvenidos para los clubes de fútbol.

La empresa ha dado sus primeros pasos con un capital de un millón de euros y busca algún inversor suplementario para afianzarse en el extranjero. Por el momento, después de escasos meses de desarrollo, su despliegue es significativo: ya cuentan con acuerdos con el Sevilla, el Granada y el Oporto; se disponen a anunciar antes de fin de mes la colaboración con otros cuatro o cinco clubes españoles, algunos en el top-5 de la competición; y negocian con clubes y entidades de Italia, Francia y distintos puntos de Sudamérica.

El funcionamiento es sencillo. El seguidor entra en la web -www.playing2.com- y adquiere un espacio de 2x2 milímetros en el dorsal de su jugador preferido de entre los equipos disponibles. El precio viene a estar en torno a los 25-30 euros. A partir de ahí, el jugador lucirá en la camiseta la foto del aficionado, y este podrá adquirir esa zamarra con su imagen. En cada número caben unas 4.000 fotos -el doble en dorsales con dos dígitos-, con lo que el club puede comercializar hasta 150.000 espacios.

Sevilla, Granada y Oporto ya han firmado con Playing2

"El sistema garantiza un control continuo del número de espacios vendidos por parte del club, que se lleva un 75% de los ingresos. A su vez, puede emplear los espacios disponibles para otros fines, como comercializarlos a través de sus sponsors. Además, incrementará la venta de camisetas, y sobre todo lo hará a escala internacional, puesto que internet pone este servicio al alcance de los seguidores de la Liga en todo el mundo", explica Del Río. Sin olvidar que obtendrá una útil base de datos, a nivel global, de los mejores prescriptores posibles: sus propios aficionados.

La idea en que insisten los promotores de Playing2 es que permite establecer nuevos puentes entre los clubes y sus seguidores, "reforzando la faceta emocional del fútbol, dando más valor a sus valores sentimentales". Por ejemplo, los clubes incluirán en su muro de Facebook a los aficionados que "juegan" ese día con el equipo impresos sobre sus camisetas; o la posibilidad de que en la celebración de los tantos se haga un zoom sobre la camiseta del goleador para mostrar el rostro de un aficionado que comparta el instante de gloria.

Opciones para otros deportes

La web de Playing2 ofrece ya la posibilidad de que los aficionados coloquen su rostro en puntos del carenado de las motos de estrellas del Mundial como Marco Simoncelli, Julián Simón o Nico Terol. Además, tiene reservado ya un lugar para los que prevén como próximos acuerdos con los equipos de Fórmula 1. Precisamente Williams fue pionero en una iniciativa similar hace dos años.